España busca €1.000 millones de multinacionales

España busca €1.000 millones  de multinacionales

El Ministerio de Hacienda de España va a lanzar un procedimiento de recuperación de las deducciones fiscales que se aplicaron multinacionales que tributan en España por la compra de empresas extranjeras -conocido como fondo de comercio-, por el que espera ingresar hasta 1.000 millones de euros, según confirmaron a Europa Press en fuentes de este departamento.
El procedimiento para recuperar estas deducciones en el Impuesto sobre Sociedades, que se contempla en el Plan de Estabilidad 2017-2020 que ha remitido España a Bruselas, se produce después de que el Tribunal Europeo de Justicia las declarase ilegales en una sentencia del pasado 21 de diciembre y obligara a España a recuperar dichas deducciones, al entender que se trataban de ayudas de Estado, contrarias al derecho comunitario.
Las previsiones realizadas por Hacienda contemplan que no se podrán recuperar más de 1.000 millones de euros en cuotas a ingresar por parte de las empresas afectadas, entre las que se encontrarían Telefónica por la compra de O2, Santander por la adquisición de Abbey, o Iberdrola, que se hizo con Scottish Power, entre otras.
Hacienda prevé que estas empresas deberán minorar sus bases imponibles negativas en más de 5.000 millones de euros, así como deducciones por más de 63 millones de euros, por lo que ambas minoraciones supondrán mayores ingresos en el futuro, que el departamento de Cristóbal Montoro no cuantifica.
La legislación española permitía desde 2002 a las sociedades que tributan en España amortizar durante 20 años el fondo de comercio resultante de una compra de una participación de, al menos, el 5% de una compañía extranjera, siempre que la mantuviera durante al menos un año, régimen fiscal que ha sido declarado ilegal por el Tribunal Europeo de Justicia.
Para recuperar las ayudas, la Agencia Tributaria lanzará un procedimiento, para el que ya han seleccionado las empresas que serán objeto del mismo. Los resultados del procedimiento, indica el Gobierno, suponen un «margen de maniobra positivo» para garantizar el cumplimiento de los objetivos de déficit.