Espacios acogedores y en armonía

Espacios acogedores y en armonía

POR MIRFAK ROWLAND
La codificación de color es una técnica que permite a las personas conocer cuáles son los  colores que favorecen tanto a su entorno como a su imagen personal. Esta técnica, que usa como recursos el reconocimiento de la personalidad y del sub tono de cada piel, el cual puede ser azul o amarillo,  se determina, entre otras cosas, a través del examen del iris del ojo del individuo.

La codificación del color, como técnica científica, surge en Estados Unidos y tiene como finalidad “la proyección de la imagen de la persona a través de la armonía entre los colores y su tono de piel”.

Pero este procedimiento también puede ser aplicado en la decoración del entorno, debido a que mientras más armonía existe en los espacios mejor se sentirá quien los habite y mayores vibraciones positivas transmitirá a quien los visite.

Según Consuelo Tamburini, especialista en análisis del color e instructora de la agencia Barbizon, esta técnica contribuye con  la imagen de las personas, porque aprenden a sacarle mejor partido a sus atributos a partir de sus propias tonalidades, además de que ayuda a conocer cuáles son las tonalidades de los colores que le favorecen. Esto ocasionará mayor seguridad, autoestima más elevada y mayor proyección personal

Agregó que cuando las personas se  sienten identificadas con las tonalidades que le quedan bien, si decora o pinta su casa u oficina de acuerdo a las mismas, esto le ayudará a identificarse  más con su hábitat y se sentirá mucho mejor y más relajado, debido al flujo de energías positivas que habrá en el entorno.

Tamburini, quien lleva más de veinte años desarrollando esta técnica, manifestó que  al llevarla a la práctica,  se establecen diferencias entre cuándo se decora por decorar y cuando se decora con conocimiento y con el deseo de buscar armonía en los espacios, cualidad que considera muy importante a la hora de adornar el entorno.

“Cuando vamos a decorar nuestro hogar u oficina, tendemos casi siempre a elegir las tonalidades que más nos llaman la atención para pintar nuestras paredes, tapizar nuestros muebles y seleccionar las piezas que la adornarán, pero no tomamos en cuenta que no todos los colores nos favorecen, aunque muchos nos gusten”.

La especialista indicó que a través de esta técnica las personas  economizan dinero, porque no corren el riesgo de escoger colores que no armonicen el espacio con el sub tono de piel de quienes conviven en el lugar, además de que quien escoge sabe exactamente lo que va a elegir para pintar o decorar su hogar, y esto evita equivocaciones que pueden salir muy costosas.

Agregó que como es probable que no todas las personas que conviven en el hogar posean el mismo sub tono de piel, es recomendable que luego de determinar cuál corresponde a cada uno, se dividan los espacios a fin de lograr equidad y conformidad.

En cuanto a cómo conocer y aplicar la codificación de colores, Tamburini recomienda para esto la consulta con un especialista con experiencia en el área, el cual le ayudará a armonizar de acuerdo a los colores apropiados. Consuelo Tamburini es especialista en codificación de colores. Su teléfono es el 809-258-6644 y el 809-533-6644.

Recomendaciones

 Pintar las paredes con tonos claros (se ha demostrado que los mismos hacen los espacios más amplios, mientras que los oscuros los reducen y los ponen más pesados).

 Echar un vistazo al tapizado de los muebles y escoger la pintura de las paredes de un color que combine con ellos.

 Las habitaciones deben pintarse con colores suaves (lila, azul cielo, beige, verde claro).

 Los cubrecamas deben armonizar con el color de las paredes.

 El color de las cortinas y de las piezas de los baños deben armonizar con los colores de las cerámicas de las paredes.

 La cocina debe pintarse con colores neutros.

 Las habitaciones de los niños deben pintarse con colores suaves (azul claro, amarillo claro, rosado claro), pero ya no es tan riguroso el color de acuerdo al sexo.

 Si el niño o niña es inquieto/a, no se deben pintar las paredes con colores muy fuertes, estos lo excitarían.

 Si el niño o niña es pasivo/a se puede poner piezas con colores fuertes, esto puede activar su personalidad.

 El color negro intimida, mientras que el blanco transmite paz.

 El color rojo incita al hambre, por lo que es recomendable para restaurantes y comedores.