Energía y más

Energía y más

ANTONIO ALMONTE
En círculos de opinión pública se va extendiendo la percepción de que la entrada en operación, dentro de tres a cuatro años, de dos nuevas plantas eléctricas a carbón, licitadas recientemente por la CDEEE, podría ser el inico del final de la larga crisis del sector eléctrico dominicano.

El punto que más destacan las autoridades del gobierno, al defender esa decisión, es el bajo precio -cerca de tres centavos de dólar – a que vendería dichas plantas el kilovatio-hora a la CDEEE.

Pero, en la realidad, el consumidor no verá ni pagará ese precio en su factura mensual, y, por el contrario seguirá pagando caro la energía.

Y será así, por que el 30% de la electricidad que generarán esas plantas será vendido a la CDEEE, segun se ha publicado, y ésta lo revendera a EDENORTE Y EDESUR, a más de 12 cewntavos de dólar basado en lso contratos de largo plazo que mantiene con ambas distribuidoras.

La diferencia entre el precio de compra (menos de tres centavos) y el precio de venta a las distribuidoras (más de 12 cventavos) será utilizada por LA CDEEE para pagar a las empresas Cogentrix y Smith and Enron con las cuales mantiene contratos financieramente insostenibles. A Cogentrix, gracias al contrato firmado durante el primer gobierno del PLD, la CDEEE tendría que pagarle más de 40 millones de dólares como compensación para modificar o dejar sin efecto dicho contrato.

Según lo anunciado, las nuevas plantas a carbón podrán vender al mercado spot el restante 70% de la energía que produzcan, l ocual sí podría bajar levemente el precio de la energía en ese mercado. Y se dice leve, porque según la Ley General de Electricdiad (Ley 125-01), en el mercado spot solo se comercializará el 20% de la energía y, además, el precio final en ese mercado no estará determinado por las plantas a carbon sino por la última planta eléctrica que entre en línea que de seguro será una de combustible Fuel Oil No.6 o la de Andrés Boca Chica que funciona con gas natural, y ambos tipos de plantas producen el kilovatio-hora a más alto costo que las de carbón. Por consiguiente, aunque la generación a carbón contribuirá a bajar un poco lso precios del spot, estos continuarían por encima del precio del kilovatio hora producido por esas plantas. Cálculos simples permiten proyectar que esa reducción apenas si sobrepasaría un centavo de dólar. Esa rebaja podría ser mayor dentro de seis u ocho años, cuando se haya completado la instalación de los 1200 MW a carbón y todo el mercado spot sea abastecido por las plantas a cargbon y las hidroeléctricas.

Ahora bien, algo muy diferente sucedería si esas nuevas plantas en lugar de licitarlas la CDEEE la hubieran licitado EDENORTE y EDESUR acogiéndose a lo previsto en la Ley 125-001. Ambas distribuidoras estatales, tienen hoy menos energía contratada con las generadoras que lo que le demandan sus abonados y le permite la Ley 125-01, y, por tal razon, para cumplir con sus clientes, están comprando en el spot la diferencia no contratada. En esa situación, si las distribuidoras hubieran hecho la licitación serían ellas las que comprarían directamente a tres centavos de dólar la energía a las nuevas plantas a carbón y en ese caso sí estarían en capacidad de aplicar una reducción significativa de los precios consignados en la factura final remitida cada mes a la población. Es posible que en esas condiciones la factura mensual de la población pueda ser reducida en más de un 30%. Por ejemplo, al día de hoy, las distribuidoras tienen derecho a licitar para contrato más de 300 MW adicionales a los ya contratados, y, para la fecha prevista de entrada en operación de las plantas licitadas, dentro de 3 años, ese número podría ser de más de 700 MW de capacidad. Quiere decir, que la licitación por vía de las distribuidoras tendría un impacto global mucho mayor en la población y en las finanzas del Estado (reducción de subsidios del PRA y el monto del Fondo de Compensación de Tarifas) a parte de las externalidades positivas para el sector productivo, los precios generales de la economía y la estabilidad misma de las distribuidoras. Pero, el gobierno prefirió otro camino…

Y por ahora, con el esquema anunciado, se beneficiaran Cogentrix, Smith and Enron y, en parte, la propia CDEEE, y sobre ese carbón, al pueblo que compra y paga la electricidad, solo nos queda recordarle lo dicho hace tiempo por el novelista: “solo cenizas hallarás”.