Encuentros
Escribir lo que se siente

<STRONG>Encuentros<BR></STRONG>Escribir lo que se siente

“Los jóvenes deberían tener la sabiduría de los viejos y los viejos el corazón de los jóvenes”.

“No es lo mismo contemplar el incendio de un campo desde el otro lado del río pues se sabe que se está personalmente seguro”.

“Comprender es una gran palabra. Proclama el parentesco de toda la humanidad, tanto en su amor por la verdad y la belleza como en sus flaquezas y locuras”.

Lin Yutang

Este Encuentro es una  continuidad de un artículo del mes pasado pero si usted no lo ha leído, no importa.  Decía que conversando con mi amigo y colega Raymundo González, le explicaba que había decidido hacer una división de mis escritos.  La escritura de lo que siento, como mujer, ser humano y ciudadana, para tratar temas cotidianos, temas de la vida misma, cuyo medio es la columna Encuentros.  La otra  es la escritura de lo que pienso, de la racionalidad histórica, plasmada en libros y artículos. 

En esa entregar anterior hablaba acerca de mi evolución en la escritura de lo que pienso.  En esta semana abordaré sobre la escritura de lo que siento.  Una de las limitaciones que tiene la escritura de lo que pienso, es que no se pueden expresar lo que se siente.  La racionalidad académica tiene sus procedimientos y normas y sería un pecado teñirla de sentimientos. .

En la escritura de lo que siento puedo abordar temas diversos.  Expresar con palabras mis sentimientos cuando el sol brilla e ilumina la naturaleza, haciendo que sus colores se destaquen.  Tengo la libertad de escribir sobre la lluvia y su influjo sobre mis tristezas, de mis desesperanzas y de mis angustias. Expresar en palabras mis preocupaciones como ciudadana. Hablar sin remordimientos de mis desafíos y limitaciones como mujer.

Es la escritura que me permite dar riendas sueltas a la ternura. Acariciar mi propio corazón para acompañarlo cuando estoy  triste, alegre o encolerizada. 

Llueve mansamente empapando el suelo.

Entre gota y gota, un espacio seco. Entre ruido y ruido, un silencio.

Me paro…observo….me lleno de gotas de lluvia y de espacios secos, de ruido de agua….y de silencio.  Matilde de Torres, Cuando el silencio habla.

Los seres humanos estamos hechos de muchas dimensiones y debemos alimentarlas a todas.  Si nos quedamos solo con el intelecto, desarrollamos la inteligencia racional. Obtenemos el saber enciclopédico, que ayuda en la construcción y deconstrucción de la interpretación académica de la realidad, pero no te humaniza.   Si además de desarrollar el intelecto complementamos con las caricias al alma, nos volvemos más humanos, y por qué no, más sabios también.  Aprender a conocer el alma, nuestra propia alma. Es acompañarla en el silencio para escuchar el ritmo de nuestra respiración, los latidos de nuestro corazón  y el pulso de nuestra sangre.  Es sencillamente, sentirnos libres y sin ataduras.

En el silencio mis pensamientos.

En el silencio mis movimientos, mis sentimientos…en el silencio mi vida.

Respirar, descansar, reír y llorar en el Silencio

En el silencio mis ambiciones, mis temores, mis grandezas y mis miserias

Ser en el Silencio. (P.101). Matilde de Torres, Cuando el silencio habla.

Entonces, ¿por qué no escribir también sobre los sentimientos? ¿Por qué no comunicar lo qué angustia nuestra alma, qué ha guardado después de días intensos procurando hacer bien la tarea de vivir?  He aprendido en el ejercicio de esta escritura, que también podemos  llegar a otras almas, que sienten lo mismo y necesitan comunicarse, pero no encuentran las palabras adecuadas.  Gente que quisiera expresar sus sentimientos y no sabe cómo.  Gente que necesita que alguien establezca ese diálogo-monólogo para encontrarse.  Instante en el silencio,

Fugaces regalos de luz

Conocimiento,

De ser con lo visto en un momento.

Instante perfecto. Matilde de Torres, Cuando el silencio habla.

En fin, creo que la escritura de lo que siento ha sido, es y seguirá siendo una de las mejores etapas de mi vida como mujer y escritora.  Nos vemos en la próxima.

mu-kiensang@pucmm.edu.do

mu-kiensang@hotmail.com