En Tribeca el cine es sólo parte de la historia

En Tribeca el cine es sólo parte de la historia

NUEVA YORK. El Festival de Cine de Tribeca es ahora adolescente. Y como la mayoría de los adolescentes, tiene los ojos puestos en múltiples pantallas.

La 13a edición del festival en Nueva York, que abre el miércoles por la noche, presentará no sólo más de 80 largometrajes, sino también una “Semana de Innovación” que parece diseñada a capturar algo de la energía tecnológica de South by Southwest (SXSW). Tribeca incluirá, por segundo año consecutivo, una categoría llamada Storyscapes, con exhibiciones de transmedios que usan técnicas multimedia para narrar historias. Los videojuegos, también, se mezclarán con el 11º festival anual Games for Change.

Este año en Tribeca, que transcurrirá hasta el 27 de abril, las películas sólo serán parte de la historia. “Nuestra realidad ha cambiado”, dice Jane Rosenthal, quien fundó el festival con Robert De Niro y Craig Hatkoff. “Hace diez años no había Twitter ni Facebook ni Google. Como artista, como cineasta, uno debe encontrar distintas maneras para colaborar y narrar historias de manera efectiva”.