En Ocoa aún quedan 20 familias en un refugio

En Ocoa aún quedan 20 familias en un refugio

Todavía en San José de Ocoa quedan 20 familias, cerca de 70 personas, damnificadas de la tormenta Noel. Este fenómeno atacó parte de la zona Sur del país en octubre del 2007, hace 14 meses. Las familias,cuyas viviendas fueron destruidas por las aguas de la tormenta, están “residiendo” en la cancha de baloncesto del Complejo Deportivo de Ocoa.

SAN JOSÉ DE OCOA.- Unas 20 familias, integradas por 70 personas, permanecen refugiadas  en la cancha de baloncesto del Complejo Deportivo de San José de Ocoa, luego de perder sus casas a consecuencia de  la tormenta Noel, que azotó al país en octubre del 2007.

Los damnificados,  integrados por  34 niños y 36 adultos, viven totalmente hacinados y sólo tienen cuatro baños. Además, duermen hasta tres personas en una misma colchoneta y algunos en el suelo.  Los camerinos son usados por hasta tres familias.  

Aunque el gobierno construye apartamentos para su alojamiento, los refugiados temen  no ser beneficiados, ya que las autoridades no los visitan ni reciben informaciones sobre su reubicación.

“No tenemos seguridad. Tenemos un año tentando y quiera Dios que le den esos apartamentos a uno, porque estamos desesperados y cansados de vivir aquí”, expresó Santa Bellaniris Sánchez, una  de las refugiadas.

Falta asistencia.  De acuerdo con los desplazados, la única asistencia que reciben es la comida de los Comedores Económicos, pero no cuentan con servicios de salud, vestimentas y  sólo algunos han recibidos colchones.

Isael Ramírez, refugiado con tres niños y mujer, criticó que pese a que se han hecho donaciones, ellos han recibido poco o nada.

La mayoría de las damnificados vivía en los sectores  San Francisco, San Antonio, Bello Sobrante, San Rafael entre otros. En principio estuvieron alojados en  una escuela y para dar paso a la docencia fueron alojados en el complejo, donde dicen han sido abandonados a su suerte.

“Aquí no viene nadie; después que nos sacaron de la escuela el gobernador pasa por ahí y ni siquiera da los buenos días”, expresó Fredevinda Quiñones.

Otro inconveniente para las familias  es la asistencia de los niños a la escuela, puesto que al  ser desplazados de  sus barrios tienen que recorrer larga distancia a pies  para llegar a los centros educativos.

Cuatro años.  Además de las víctimas  por Noel, en las instalaciones del Complejo Deportivo se encuentran cinco familias refugiadas desde hace cuatro años.

María Presinal, quién vive en un estrecho cuarto junto a sus tres hijos y su marido, explicó que desde ese tiempo esperan ser reubicados, ahora,  en las casas que construye el gobierno y que estarían para enero.

Las claves

1.  Esfuerzos

Gracias al trabajo  de la Junta de Desarrollo de San José de Ocoa y el Comité Oca de Pie la situación de la provincia es menos dramática.

2.  Obras

Se ha logrado la construcción de 80 casas económicas y la reconstrucción de decenas de acueductos. La Fundación Sur Futuro también ha estado presente.

 3.  Tránsito

 Pero  faltan obras viales importantes por reparar o construir.

Muy golpeada

La provincia agrícola de Ocoa fue duramente afecta por la tormenta Noel que prácticamente arrasó con la agricultura, electricidad,  infraestructura vial, sistemas de abastecimiento de agua, así como cientos de viviendas que fueron destruidas por completo.

Sin haberse recuperado de estos daños, el pasado mes de agosto fue impactada por  las s tormentas “Ike” y “Hanna”, por cuyos daños la provincia  fue  declarada como zona de desastre natural, económico y social.

La Junta de Desarrollo de San José de  Ocoa  y del comité  Ocoa  en Pie,  estimaron en más de RD$1,000 millones las pérdidas en diferentes áreas.

En agricultura  27,000 tareas resultaron afectadas y 55 invernaderos; 339 viviendas dañadas y de estas 120 fueron totalmente destruidas;  54 acueductos dañados en sus obras de toma y 8.3 kilómetros de tuberías de conducción.   También sufrieron daños 13 sistemas de riego, equivalentes al 30% del total.

De los 590 kilómetros de red vial de la provincia, 304 resultaron seriamente dañados, incluyendo varios puentes. Asimismo el sistema eléctrico recibió daños  importantes.

Ante esta situación se coordinó una campaña  de solidaridad para captación de ayuda. Entidades públicas, privadas y de colaboraciones individuales estuvieron valoradas en 26 millones de pesos, de acuerdo a sus organizadores. Las ayudas fueron llevadas desde la capital en  caravana.