En NY, mujer degüella a sus dos hijos y luego quema vivienda

En NY, mujer degüella a sus dos hijos y luego quema vivienda

Nueva York, una madre afro americana de Staten Island degolló a sus tres hijos, después de haber drogado a uno de ellos, le pegó fuego a la casa y luego se suicidio, dijeron las autoridades en la conclusión de una investigación del siniestro en Port Richmond.

Las pesquisas preliminares dieron cuenta de que había sido uno de los hijos, CJ Ramoy, de 14 años, quien cometió los crímenes, pero posteriormente se determinó que fue la mujer.

Las otras víctimas son Melonie y Britney, de 7 y 10 años respectivamente. La autopsia de la oficina forense reveló que dos de los menores murieron degollados y no por inhalación de humo, como se había dicho originalmente.

La vivienda situada en el 320 de la avenida Nicholas quedó convertida a cenizas. La madre murió asfixiada al igual que el hijo menor de dos años de edad. La policía de Nueva York dijo ayer en un comunicado que todavía no hay un responsable definitivo, aunque la principal sospechosa es la mujer.

Una fuente de la investigación dijo que la madre y su hijo CJ, habían ingerido algún tipo de droga antes de morir. El forense halló rastros de sicotrópicos en los estómagos de ambos, se agregó.

Un papel con la palabra «lo siento» fue hallado entre los escombros de la carbonizada vivienda, pero el texto está fragmentado por lo que los investigadores no han podido descifrar si el motivo de la tragedia causada presuntamente por la madre, tenía un origen específico.

La señora Jones era madre soltera con hijos de varios padres diferentes y asistía a una escuela de belleza mientras trabajaba tiempo parcial como guardia de seguridad en una tienda Macy´s de un centro comercial en Staten Island.

Había sido desalojada de su apartamento cuando vivía en Washington DC desde donde se mudó a Nueva York y en febrero, el propietario de la casa siniestrada la demandó por atrasos en la renta de $ 7 mil dólares. El mayor de sus hijos – CJ – tenía graves problemas sicológicos y de conducta que obligó a la dirección de su escuela a trasladarlo a otro distrito donde cursan estudiantes con discapacidades mentales.