En la Diana

En la Diana

 ROLANDO REYES
PRIMER TIRO
Algunos economistas y dirigentes políticos dicen que el Banco Central aplica una política monetaria restrictiva, cuya finalidad es lograr reducir y mantener un tipo de cambio artificialmente bajo. En el lado opuesto están otros que dicen que la economía está sobrecalentada, y que hay un exceso de gastos y de emisión monetaria.

  Los lectores deben saber que el comportamiento del tipo de cambio está asociado a la aplicación de una política económica coherente y consistente con las metas del Programa con el FMI, y a la gran afluencia de inversión extranjera, turismo y remesas. La aplicación de las políticas correctas y el influjo de capitales del exterior son los factores que han determinado el comportamiento del tipo de cambio. Al Banco Central no se le puede culpar de su reducción. De lo único que si es responsable esta institución es de participar en el diseño de políticas macroeconómicas adecuadas.

SEGUNDO TIRO
Un dirigente político dice que el peso dominicano está sobrevaluado entre un 10% y un 12%, pero no dice cómo hizo el cálculo, a qué año base está referido, o dónde fue publicada tal cifra. Una moneda está apreciada o depreciada si el tipo de cambio del mercado está por debajo o por encima del tipo de cambio de equilibrio.

 El FMI calcula la apreciación o depreciación de cada moneda en base a un tipo de cambio de equilibrio referido a un año base. Según el FMI, si el año base es el 2000, resultaría que durante el primer trimestre del año el tipo de cambio estuvo apreciado en alrededor de un 3%. Una cifra similar resulta si el año base fuese el 2005, pero si es el 2002, los cálculos arrojan que entonces en ese período el peso dominicano estuvo depreciado en un 2.26%. La conclusión es sencilla: en la metodología del FMI la magnitud de la apreciación o depreciación de una moneda depende del período elegido como base de comparación, y en ningún caso se pude concluir que el peso dominicano está apreciado en una magnitud importante.


TERCER TIRO
Si se utilizan los cálculos del Consejo Monetario Centroamericano del tipo de cambio efectivo real global (base año 2000), al primer trimestre el peso dominicano estuvo apreciado un 3.19%. Si se utiliza el tipo de cambio efectivo real del resto del mundo (todo el mundo menos la región centroamericana), la apreciación del peso sería también de alrededor de un 3%, y si se compara la moneda nacional solo con las demás monedas de la región, entonces la misma estaría depreciada en 7.41%, lo que significa que comparándonos con los demás países de la región centroamericana, el tipo de cambio debería ser menor. Conclusión: la apreciación o depreciación depende de con quién se haga la comparación. Independientemente de la comparación y del año base, todas las cifras muestran que no existe un problema de apreciación de la moneda que afecte de manera importante a la competitividad de las exportaciones. Entonces, ¿porqué atacar la política monetaria del Banco Central?.