En Haití hay escasez de huevos

En Haití hay escasez de huevos

PUERTO PRINCIPE.  EFE- El Gobierno haitiano confirmó ayer que mantendrá la prohibición de importar productos avícolas de República Dominicana por la detección del virus de la gripe aviar en ese país, una medida que ya se siente en los mercados de Haití.

Los huevos prácticamente han desaparecido de los centros comerciales haitianos,  y el precio de los pollos ha aumentado considerablemente hasta llegar a 3,45 dólares el kilo.

En declaraciones a la emisora privada Radio Metropole, portavoces del gobierno desmintieron el domingo que hayan prometido levantar la prohibición, ya que -dijeron- se trata de un asunto que tiene que ver también con instancias internacionales.

El porqué de la aclaración.  El desmentido se produce después de que el presidente de la Asociación de Comerciantes y Vendedores de Huevos y Pollos del mercado de Dajabón, Freddy Morillo, afirmase la semana pasada que funcionarios haitianos habían prometido que iban a levantar la suspensión de las importaciones procedentes de territorio dominicano.

El consumo en Haití. En el vecino país  la mayor parte de los productos consumidos son importados y sus precios no dejan de aumentar, lo que ha abierto un debate interno sobre la necesidad de impulsar la producción nacional, ahora avivado por la escasez de productos avícolas.

En los supermercados y mercados públicos todavía hay a la venta pollos “troceados”, provenientes principalmente  de Estados Unidos, y también se venden, sobre todo en las calles, pollos vivos criados en Haití.

Sin embargo, han desaparecido casi totalmente los huevos importados de la República Dominicana, según constató Efe en el mercado público Croix des Bossales, en la periferia norte de la capital haitiana.

Los precios. En ese mercado la caja de trozos de pollo de 13,6 kilos, que costaba 1.300 gourdes (37 dólares) ahora tiene un precio de  1.500 gourdes, equivalentes a 47 dólares, según constató la agencia

La medida

El gobierno  haitiano  decidió  prohibir las importaciones avícolas desde República Dominicana  después de que el 2 de enero de 2008 las autoridades de ese país  anunciaran la detección del  virus H5N2, en dos gallos de pelea que fueron posteriormente sacrificados, y que estaban en Higüey,  en la región Este.