En favor de  las mujeres

En favor de  las mujeres

“Aprovechar la reforma constitucional para redimir a la mujer”. Esta es una consigna lanzada por el presidente de la Junta Central Electoral, doctor Julio César Castaños Guzmán. Lo verídico -como él bien señala- es que los marcos legales que han procurado un acceso igualitario de sexos a la función pública han servido de poco o no se cumplen absolutamente. Los partidos políticos han estado de espaldas a la cuota de candidaturas para el sector femenino. Insuficientemente representado también en los puestos dirigenciales de esas organizaciones y en el conjunto de las funciones oficiales importantes.

Vale destacar que la  propuesta de reforma constitucional   está derivando en manzana de discordia; la sociedad tiende a dividirse cada vez más en favor y en contra de aplicarla en estos momentos  y se cuestiona mucho lo propuesto. Pero el criterio del doctor Castaños Guzmán expresa un problema de desigualdad en perjuicio de las mujeres que es necesario corregir, un objetivo al que se podría avanzar mucho aun cuando las leyes, adjetivas y sustantivas, no se orienten  firmemente hacia ese propósito y en lo que llegan tales  obligatoriedades  del sistema jurídico. Está contundentemente demostrado que la ciudadanía demanda una mayor presencia de mujeres  en posiciones dirigenciales y  electivas y en mandos medios.

Sin pragmatismo ni indulgencias

En ocasiones el mayor valladar contra la correcta aplicación de medidas correctivas a problemas lo erige en este país el miedo o la preocupación por no llegar “ lejos”  en causar perjuicios a sectores y personas, aún cuando éstos estén haciendo usufructo de ventajas y privilegios contrarios al interés nacional. Por sobre las leyes y buenos propósitos nacionales se sitúa a veces el propósito de, supuestamente, no desencadenar conflictos, sobre todo con gente poderosa o influyente. Entonces la autoridad cede, titubea o relativiza.

Los que mandan causan frustración cuando a leguas se ve que lo  que han debido hacer es empantalonarse. El secretario de Medio Ambiente ha dicho que no va a retroceder frente a las granceras que operan en ríos ni ante los conuqueros que arruinan Los Haitises. ¿Se puede creer que esta vez  las medias tintas no van a volver por sus fueros?