En el palacio

En el palacio

POR MANUEL JIMÉNEZ
Poco después de concluida la ceremonia de toma de posesión del nuevo presidente de Bolivia, Evo Morales, en la sede del Congreso, en el centro de La Paz, Miguel Mejía, secretario de Estado sin Cartera y quien formó parte de la delegación dominicana a los actos, se encontró con su viejo amigo, Alberto Minaya Gutiérrez, secretario general del Partido de los Trabajadores de México (PT). Después de intercambiar un efusivo saludo, ambos se entregaron a una amena conversación, pero Minaya Gutiérrez se interesó por algunos asuntos dominicanos y entre éstos figuró la situación de Narciso Isa Conde en la Fuerza por la Revolución. «Dime Miguel ¿Qué ha pasado con Narciso?» Miguel sonrió antes de dar una respuesta, pero al final explicó la situación como la percibe desde su óptica. «Lo cierto es que él (Narciso) renunció al grupo», le dijo Miguel. Minaya Gutiérrez hizo un gesto de lamento y prosiguieron la conversación. En eso se acercaron otros dirigentes de la izquierda latinoamericana invitados a los actos en Bolivia y entre éstos estaba Schafik Handal, un legendario revolucionario salvadoreño. Mejía me presentó ante él y uno de los integrantes del grupo sugirió hacer una foto. Ya de regreso en Santo Domingo, me enteré que Handal había muerto el miércoles víctima de un infarto en el aeropuerto de El Alto, en las afueras de la paz, al parecer afectado por la altura que se registra en esa zona, 4,200 metros sobre el nivel del mar. Handal sintió mareos al llegar al aeropuerto y allí fue víctima de un primer infarto. Se dispuso su traslado en helicóptero a un centro de salud en La Paz, pero mientras volaba a bordo del aparato sufrió un segundo infarto fulminante.

ooo

En la sede del palacio de gobierno había tenido lugar el domingo una recepción que el entrante presidente Morales ofreció a las delegaciones extranjeras invitadas a su ceremonia de asunción al mando. Morales se instaló en el balcón del viejo palacio, frente a la Plaza Murillo, para presenciar un desfile militar. La multitud congregada en la plaza seguía victoreándolo y aplaudiéndole en forma frenética. Desde el balcón, Morales se exhibió con varios de sus invitados, entre ellos el presidente de Venezuela, Hugo Chávez; el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón y el vicepresidente dominicano, Rafael Alburquerque. En la tarde de ese domingo, Mejía se encontró finalmente con su amigo, el presidente Chávez, de Venezuela. «¡Hola, Miguelón!» Lo saludó Chávez sonriente y con gestos amistosos. «Me voy a Caracas al foro alternativo y quiero que me dé una bola en tú avión», le dijo Mejía de inmediato. «Ah, pues nos veremos allá», le respondió Chávez sin dar una respuesta expresa al pedido de la «bola». Supe después, que el secretario había viajado la tarde del lunes a Caracas, pero en el avión del vicepresidente de Cuba, Carlos Lage, que hizo una escala técnica en la capital venezolana. Mientras la recepción se desarrollaba en la sede del palacio de gobierno, unas jovencitas se encargaban de repartir entre los invitados, incluyendo los jefes de Estado y de Gobierno, un presente muy original. Distribuían una funda plástica que en su interior contenía dos CD con propaganda de la campaña de Morales (incluidos canciones y discursos), así como también hojas de coca verdecitas. Muchos comentaron la ocurrencia, pero de lo que estaban seguros los integrantes de la delegación dominicana era de que no cargarían con esas hojas hasta Santo Domingo, más aún cuando había que hacer escala en Miami. Cada quien dejó las hojas de coca en la habitación del hotel y solo cargamos con los CD y un par de publicaciones. En Bolivia, masticar o tomar té de coca es algo normal.

ooo

Informes extraoficiales apuntan que el presidente Leonel Fernández tendrá una apretada agenda internacional en los primeros meses de este año. No está claro si viajará a Santiago de Chile el 11 de marzo próximo para asistir a la toma de posesión de la Presidenta electa, Michelle Bachelet, pero se sabe que ha recibido una invitación oficial para la ocasión. Pero en ese mismo mes debe atender otra invitación formal de la reina Isabel II para visitar Gran Bretaña y en abril estará presidiendo, en calidad de anfitrión, una cumbre de los jefes de Estado de Centroamérica a celebrarse en Casa de Campo, La Romana. En junio será también anfitrión de la asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que también se efectuara en Casa de Campo y en julio viajará a Taiwán.