En el país del desorden…
el violador es Rey

En el país del desorden…<BR>el violador es Rey

Las reacciones contrarias que ha desatado entre los llamados motoconchistas la decisión de AMET de poner orden y respeto en el tránsito urbano, me ha hecho recordar la manifiesta tendencia del dominicano a burlar las normas establecidas.

He sostenido que, tras la decapitación de la tiranía trujillista, mucha gente entendió que la nación transitaba de un régimen férreo a la anarquía absoluta. De ahí la pretendida idea que “aquí todo se vale”.

Son innumerables las ocasiones en que he estado al borde de atropellar conductores de motocicletas, que en temeraria violación de la luz roja, exponen sus vidas con total desprecio.

Taxistas y otros conductores circulan por la ciudad violentando todas las reglas, y hasta incurren en el irrespeto de presionar a quienes observamos rigurosamente los controles del tránsito.

El desprecio por las buenas costumbres se puede constatar, además, en aquellas personas que lanzan todo tipo de desperdicios a las vías públicas.

Cuantas veces aparece una autoridad con suficiente conciencia de sus deberes, como el general José Aníbal Sanz Jiminián, no tardan en aparecer quienes intentan eclipsar su labor.

¿Será acaso que en el país del desorden, el violador es Rey?

¿Por qué mejor no emular el comportamiento cívico de aquellos países que hoy son ejemplos de progreso?