En campaña

<STRONG>En campaña</STRONG>

Nuestra democracia necesita cambios profundos y puntuales.
La necesidad de apuntalar los avances en materia de ejercicio democrático obliga a practicar una profilaxis en el estilo y los alcances del activismo.

Un país no puede vivir en permanente campaña electoral, las veinticuatro horas del día y los siete días de la semana.

Desde las elecciones legislativas y municipales, los partidos políticos han estado lanzados al ruedo, en un laborantismo sin tregua.

Y, por supuesto, la campaña de los aspirantes a senadores, diputados, síndicos y regidores comenzó, prácticamente, desde que se consumó la elección del Presidente de la República.

Primero fue la precampaña interna de los partidos para seleccionar sus candidatos presidenciales, que desbordó el marco partidario para invadir  todos los ámbitos de la vida nacional.

Consumada la selección de los candidatos presidenciales, no ha habido tregua ni sosiego, sino una campaña estridente y fofa que cala hasta los tuétanos.

En estos días se ha citado la campaña electoral y sus consecuencias entre los principales factores causantes de desconfianza en las perspectivas económicas para el presente año.

No es posible que el ejercicio democrático tenga entre sus componentes a un generador de desconfianza, y si lo tiene, como se evidencia, entonces este ejercicio carece de pureza y principios, solidez y poder de convencimiento.

II

Desde hace mucho tiempo hemos estado insistiendo en la necesidad de reglamentar el ejercicio político de los partidos, para impedir que trastorne áreas tan sensibles como la economía y la confianza en su desempeño.

Hemos reclamado que los políticos tomen la esencia de los problemas nacionales para elaborar programas en los que aporten soluciones oportunas y viables, en vez de basar la promoción de sus aspiraciones en coyunturas e inmediatismos.

También hemos propugnado porque el Estado abandone la práctica de financiar con dineros del erario estas campañas que dejan tanto que desear y que están dirigidas, fundamentalmente, a la descalificación del contrincante, y que establezca fiscalización minuciosa del origen de los fondos que reúnen los partidos políticos.

Y hemos insistido en que la campaña incorpore, por regla, el debate televisivo entre los candidatos, que deberían analizar los problemas nacionales y exponer posibles soluciones.

Poco faltó, hace relativamente poco tiempo, para que se pidiera la cabeza de los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) por el hecho de haber intentado reglamentar la campaña electoral. Aunque en la oportunidad la JCE actuó de manera extemporánea, el reglamento de la campaña es definitivamente necesario.

En el actual proceso tenemos que calcular que la tregua de campaña se producirá al menos en agosto de este año, cuando concluyan las verificaciones e impugnaciones, y se haya consumado la segunda vuelta, si la hubiere,  y asuma el mando quien resulte ganador de las elecciones.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Eso, Sin pasar por alto el hecho de que el período de transición entre las elecciones y la toma de mando es excesivamente largo y suele poner en ralenti la marcha de la actividad económica en términos generales.

 Definitivamente, el país no soporta tanta campaña de tan pobre contenido.