Empresas chinas alquilan conductores para sustituir en grandes atascos   

Empresas chinas alquilan conductores para sustituir en grandes atascos   

Pekín, (EFE).- Los atascos en las ciudades chinas comienzan a ser tan duraderos que varias compañías del país asiático han empezado a prestar servicios de alquiler de conductores para sustituir a los sufridos dueños de los vehículos durante estas congestiones. 

Según cuenta la agencia oficial China News, la original iniciativa ha surgido en ciudades como Jinan, capital de la provincia oriental de Shandong, donde varias empresas han comenzado este tipo de negocio, a un precio que ronda los 400 yuanes (60 dólares, 46 euros).  

Cuando una persona se encuentra atrapada en un atasco, no tiene más que llamar por teléfono a una de estas empresas, que de inmediato envía al lugar a dos personas con una bicicleta eléctrica, una para sacar al conductor con la bici y otra para tomar el volante las horas que haga falta y llevar el vehículo al lugar deseado por el cliente.  

Las compañías garantizan que sus conductores tienen amplia experiencia en lidiar con los atascos, y que no hay problema en que las bicicletas circulen entre ellos porque, de todos modos, la policía de tráfico en esos casos está más preocupada en descongestionar la carretera.  

En otras ciudades de China, como Pekín, ya había servicios de conductores en el caso de que el dueño del vehículo hubiera bebido más de la cuenta, y las empresas dedicadas a este negocio señalan que también podrían ofrecer estos chóferes en caso de atasco.  

Muchas ciudades del país asiático se enfrentan a graves problemas de circulación -algunos atascos han durado semanas- debido a que el número de vehículos se ha multiplicado en los últimos años, paralelamente al crecimiento económico del país. 

 Pekín es uno de los ejemplos más claros de esta situación, ya que su parque automovilístico se ha duplicado en apenas un lustro y pese a las restricciones actuales -los conductores no pueden conducir un día a la semana, dependiendo de su número de matrícula- los atascos cada vez son mayores.  

Debido a este problema, la capital china se ha visto obligada a limitar la adquisición de nuevos vehículos, reduciendo a un tercio el número de matrículas que emitirá este año.  

Otras ciudades, como Cantón (sur del país) también reconocen que están colapsadas y tomarán medidas para controlar el tráfico, aunque en el caso cantonés por ahora no habrá límites a los vehículos privados y en su lugar se favorecerá el uso de transporte público.  

El pasado año, la carretera de Pekín a Lhasa (la capital del Tíbet) quedó bloqueada debido a obras, provocando varios atascos de hasta nueve días de duración, una noticia que fue reflejada en medios de comunicación de todo el mundo. EFE