Emisión dióxido de carbono incrementa si sube precio del gas

Emisión dióxido de carbono incrementa si sube precio del gas

Nueva York. Las emisiones de dióxido de carbono de Estados Unidos (EEUU) han estado bajando sólo a causa del  precio barato del gas natural, y podrían fácilmente incrementar nueva vez si aumenta el precio del gas, según advirtió la Agencia Energética Internacional.

La amenaza de un aumento en las emisiones de EEUU llega en el momento en que el presidente Barack Obama planea   reducir su producción de gases de invernadero por medio de una regulación.

Las nuevas normas de limitación de emisiones de las plantas energéticas existentes y de otras instalaciones industriales, que podrían obligar a cerrar las plantas más sucias de carbón, es posible que sean el elemento más controversial en el plan de Obama.

Las emisiones de CO2 de EEUU, el gas que los científicos dicen que es el principal responsable por el cambio climático, han estado en declive desde el 2007, y el año pasado llegaron a su nivel más bajo desde el 1994, de acuerdo a la Administración de Información Energética del Gobierno.

No obstante, Fatih Birol, director económico de la Agencia Energética Internacional, un organismo regulador con sede en París y que es respaldado por 28 gobiernos, dijo la semana pasada que el declive era básicamente un resultado del cambio de los generadores energéticos de EEUU de carbón hacia el gas, que típicamente crean alrededor de la mitad del CO2 cuando es quemado para una producción de electricidad equivalente. El porcentaje de electricidad de EEUU que se genera usando carbón disminuyó hasta un 37% en el 2012, su nivel más bajo desde la década de los 70, habiendo sido aproximadamente de un 50% desde 1980.

El gas es más competitivo como resultado del boom del esquisto, que empujó los precios de EEUU a una baja de diez años por debajo de $2 por millón de unidades termales británicas el año pasado. Desde entonces ellos han recuperado casi $3.80 por mBTU.

“La razón por la que EEUU comenzó a usar una mayor cantidad de gas de esquisto se debió a que este era más barato”, dijo Birol.

“Mi principal preocupación es que si los precios del gas continúan elevándose, podemos ver el retorno del carbón, y entonces esta reducción de emisiones puede bien ser revertida”.

Él indicó $5 por mBTU como precio del gas en el cual habría un retorno significativo al carbón.

La AEI está promoviendo medidas a corto plazo para frenar las emisiones que dice que “mantendrían viva” la proyección de limitar el aumento provocado por la mano del hombre en las temperaturas globales hasta un manejable 2°C.

Estas incluyen pasos para aumentar la eficiencia energética, que proveen alrededor de la mitad de los recortes propuestos por la AEI, como también el freno de las plantas de carbón y las fugas de metano durante la producción de petróleo y gas.

La AEI dice que sus propuestas no afectarían el crecimiento económico, y que proporcionarían otros beneficios tales como la reducción de la contaminación del aire.

Esas ideas serán planteadas en la declaración de Obama, la cual se espera que proponga medidas para frenar las emisiones de las plantas energéticas de carbón, apriete los estándares de eficiencia energética, e incremente el uso de energía renovable en tierras públicas.

Las regulaciones sobre las centrales eléctricas es posible que sean el aspecto más contencioso del plan para las empresas.

Las propuestas de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU el año pasado para limitar las emisiones sólo de nuevas plantas eléctricas enfrenta fuerte oposición, con la Cámara de Comercio de EEUU, el grupo de presión empresarial, diciendo que “dichas propuestas debilitarían nuestra seguridad energética y aumentarían los precios de la electricidad”.

Pero el Consejo de Defensa de Recursos Naturales, un grupo medioambiental, dijo que sería posible frenar las emisiones de las plantas existentes a un costo que no fuera prohibitivo.

El grupo dijo que su plan, que reduciría la producción de CO2 de las plantas energéticas de EEUU por un 26% desde los niveles de 2005 para el 2020, costaría aproximadamente $4 millardos por año para finales de la década: poco más de un 1% de los ingresos de la industria.

Alerta sobre recuperación para bancos centrales

BIS: deben  tratar de propulsar una recuperación económica

Escrito por: Claire Jones y Michael Mackenzie

Londres y Nueva York. Los bancos centrales deben dirigirse hacia la salida y dejar de tratar de propulsar una recuperación económica global, ha dicho el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) siguiendo una semana de turbulencia en el mercado suscitada por la señal de la Reserva Federal que pronto reduciría el ritmo de su compra de bonos.

Las Tesorerías de EEUU, que observaron los rendimientos alcanzar su nivel más bajo en casi dos años el pasado viernes, enfrentan desafíos adicionales esta semana ya que se preparan para vender un extra de $99 millardos de la deuda. Después de la venta masiva global de la semana pasada, los mercados de EEUU también serán afectados por los comerciantes perdiendo fuerza para finales del segundo trimestre.

“Uno no puede revertir el momento de explosión de la Fed”, dijo George Goncalves, estratega de Nomura Securities, agregando que la escala de la demanda extranjera para las ventas de deuda de la Tesorería esta semana será una prueba crucial del sentimiento.

El BIS con sede en Basilea, que cuenta con las principales autoridades monetarias del mundo como miembros, dijo que el dinero barato y abundante del banco central había simplemente comprado tiempo, advirtiendo que más compra de bonos retardaría el retorno a la salud de la economía global.

Este usó su reporte anual para llamar a los miembros a re-enfatizar su enfoque sobre la inflación y a presionar a los gobiernos a hacer más para encabezar un retorno a un crecimiento significativo. El reporte del BIS llega a raíz de la depresión de los mercados de la semana pasada, fomentado por los comentarios del presidente de la Fed Ben Bernanke que el banco central podría frenar su programa mensual de compra de bonos de $85 millardos este año y terminarlo para mediados del 2014.

A menudo llamado el banco de los banqueros centrales, el BIS dijo que la economía global “estaba más allá de la altura de la crisis” y que su objetivo debería ser “retornar las economías todavía rezagadas a un crecimiento sostenible”. “Lamentablemente, los bancos centrales no pueden hacer más sin agravar los riesgos que ellos ya habían creado”, dijo, y presentar un estímulo “más extraordinario” se está “volviendo cada vez más peligroso”.

La consigna de Mario Draghi, pronunciada el pasado verano a la altura de la depresión de la eurozona, de que el Banco Central Europeo haría “lo que se necesitara” para preservar el bloque monetario ahora estaba siendo mal interpretada, advirtió el BIS.

 “¿Pueden los bancos centrales ahora realmente hacer ‘lo que sea que se necesite’? este preguntó. “Parece menos y menos probable. Los bancos centrales no pueden reparar los balances generales de las familias e instituciones financieras”.

Jaime Caruana, director general del BIS, dijo en su reunión anual: “El nuestro es un llamado a actuar responsablemente ahora para fortalecer el crecimiento y evitar un ajuste aún más fuerte y más costoso en el futuro. La política monetaria ha hecho su parte”.

Stephen Cecchetti, director del departamento económico y monetario del BIS, dijo a finales del mes pasado que el aumento inicial en los rendimientos para las Tesorerías de EEUU, y la reacción del mercado de acciones posterior a los comentarios de Bernanke en mayo de que la Fed frenaría sus compras de activos, “no deberían ser una sorpresa”