Emam-Zadé llama a denunciar saqueos

Emam-Zadé llama a denunciar saqueos

El economista Frederic Emam Zadé llamó a los ciudadanos a denunciar las acciones de saqueo en el gobierno, durante el actual período de transición, en caso de que se produzcan, para evitar que se repita el desorden ocurrido en el 1986.

«El saqueo que ocurrió durante la transición del año 1986 pudo ser prevenido, pero no lo fue, quizás porque no tenía precedentes», dijo.

Sostuvo que ahora en este año 2004, el saqueo de los bienes públicos Aes previsible, predecible y prevenible mediante medidas administrativas y contables adecuadas@.

Añadió que en el 1986, cantidades enormes de tierras públicas y privadas, fueron ocupadas ilegalmente por los funcionarios del gobierno saliente y sus familiares y amigos, mientras que otros bienes fueron transferidos a particulares mediante artificios legales.

Resaltó que en estos últimos días están circulando rumores insistentes sobre las ventas de inmuebles de entidades gubernamentales autónomas. (que no tienen que ir al Congreso).

Dijo que la Corporación de Fomento Industrial (CFI) debería aclarar si es cierto o no que está ofreciendo en venta 60,000 metros cuadrados de naves industriales a razón de RD$1,000 cada metro.

Expresó que, según rumores, dicha venta es para recaudar RD$6,000,000,000.00 (seis mil millones de pesos) antes del 16 de agosto.

Manifestó que el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y otras dependencias gubernamentales, también deberían aclarar muy bien las transacciones inmobiliarias que han hecho y estarían haciendo actualmente, a fin de evitar problemas futuros con la justicia.

Durante la transición del 1986, varios miles de automóviles y motocicletas del gobierno saliente fueron vendidos a los funcionarios que los utilizaban al costo registrado en los libros, casi totalmente depreciados y para colmo, financiados a plazos muy cómodos y bajísimos intereses, indicó.

Expresó que muchos de los vehículos restantes, fueron entregados en estado deplorable; algunos por su abuso durante la campaña electoral previa y otros canibalizados para vender sus piezas o para dejárselos inutilizables al gobierno entrante del extinto presidente Joaquín Balaguer.

Añadió que, incluso, en varias dependencias gubernamentales estrellaron los vehículos contra las paredes de las edificaciones y acuchillaron el tapizado interior de los mismos.

Indicó que de muchas oficinas se llevaron muebles, equipos y suministros, desde fotocopiadoras y computadoras, maquinas de escribir y de calcular, hasta papeles y lápices.

Dijo que numerosas obras de arte, pinturas y esculturas, antigüedades y piezas de valor incalculable, desaparecieron de muchas oficinas gubernamentales.

Añadió que en numerosas oficinas del gobierno se recibieron archivos vacíos o semivacíos y que nunca se supo si era porque los del gobierno saliente no archivaban documentos importantes o porque se los habían llevado, para no dejar rastros de algo que no querían que se supiera.

«Como si no fuera bastante, durante su último mes, el gobierno saliente en 1986 saldó muchas deudas con acreedores amigos y monetizó con inorgánicos el nefasto recargo cambiario a las exportaciones tradicionales, cebándole una bomba de tiempo al gobierno entrante que le cuadruplicó el circulante y luego la prima del dólar durante los cuatro años siguientes, saqueando el poder adquisitivo de todos los dominicanos», dijo.

Abogó porque los ciudadanos, incluyendo los empleados públicos actuales, observen estos tipos de delitos en las oficinas del gobierno y los denuncien ante las autoridades competentes o la prensa, si no confían en las primeras.