El verdadero índice de medición de la riqueza de una nación

El verdadero índice de medición de la riqueza de una nación

Cómo medir la riqueza de una nación fue una de las respuestas y conclusiones que se obtuvo en el conclave que se reunió en Brazil el mes pasado, en la reunión de Río+20 auspiciada por la Organización de las Naciones Unidas. El nuevo índice de sostenibilidad, que mira más allá del producto interno bruto, tiene como nombre índice de riqueza incluido IWI (por su sigla en inglés).

Durante años los economistas que estudian  el crecimiento económico y las riquezas de un país usan entre otros índices y parámetros el Producto Bruto Interno PBI (que es una medida agregada, que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios finales de un país por un periodo determinado, normalmente por un año) y por el índice de desarrollo humano HDI (que mide el nivel de educación de un país, tomando en cuenta el promedio de años escolares, los salarios y los años que los trabajadores puedan mantener el empleo antes de morir o retirarse).

El problema es que el PBI es una medida de Ingreso y no de Riqueza; es más, es similar  que un contable público autorizado sólo analice el estado económico de una empresa, estudiando únicamente los ingresos, digamos de un semestre. El prominente economista Sir Partha Dasgupta, profesor de la universidad de Cambridge y ex profesor de la Universidad de Stanford, fue que presentó el nuevo índice.

Indica el Dr. Dasgupta que:  el nuevo índice tiene  tres componentes:

– Capital de Manufactura, que consiste en el capital físico, como las maquinarias, edificios, infraestructuras, inversiones, etc.

– Capial Humano, nivel de educación y habilidades de la población, y

– Capital de Recursos Naturales, tierras, bosques, combustibles fósiles, mares, lagos, minería, etc.

El informe midió las riquezas en 20 países desde el año de 1990 hasta el año  2008. Los países estudiados fueron: China, India, Chile, Nigeria, Noruega, Australia, Reino Unido, Ecuador, Estados Unidos, Colombia, Brasil, Cánada, Alemania, Francia, Sur África, Venezuela, Rusia, Japón, Arabia Saudita y Kenya.

El informe, tomando en cuenta los tres componentes, indicó que Estados Unidos tiene una riqueza de 117.8 trillones de dolares; Japón 55.1, China 20, Alemania 19.5, Reino Unido 13.4, Francia 13.0,  Cánada 11.1, Brasil 7.4, India 6.2 y Australia 6.1. Sin embargo, Japón, que tiene un índice de riqueza menos de la mitad de  los Estados Unidos, tiene un IWI por persona mayor que los Estados Unidos.

Muchos países estiman que su capital humano es su gran riqueza, pero para Rusia, Arabia Saudita y Nigeria, esto no es cierto. En contraste, el capital humano del Reino Unido representa 88% de su riqueza; en los Estados Unidos el 75% y Japón, porcentualmente, tiene el capital humano más grande. Los que mermaron sus recursos naturales, lo compensaron con un aumento en los otros componentes del IWI. El caso de China, que ha disminuido sus recursos naturales,  lo ha compensado con el componente de capital manufacturero, pues lo aumentó en 540% en los 18 años de evaluación de la investigación.

El estudio del Dr. Dasgupta nos enseña que hay activos en recursos naturales difícil de evaluar. Por ejemplo, cómo definir el precio del aire limpio, pues nadie lo puede poseer, ni vender. Asimismo, aunque la producción de miel de abejas tiene precio en el mercado, sin embargo, cómo cuantificar la fertilización que realizan las abejas de un campo productivo,  cuando elaboran la miel y dejan caer el polen en los suelos y lo fertilizan.

Sería interesante que otros países que no fueron incluidos en este estudio se animen a gestionar asistencia técnica de la ONU para aplicar la nueva tecnología. Creo que algunos se sorprenderían con los resultados que arrojaría: unos no serían tan ricos, ni otros tan pobres como creen. En cualquier caso, seria una información útil para diseñar políticas públicas y sería un estímulo para preservar sus recursos naturales.