El valor de la imagen

El valor de la imagen

J. LUIS ROJAS.

Más que notas de prensa

En esta época en que todo se sabe y se dice, gracias al auge de las redes sociales y a la democratización de los medios tradicionales de comunicación, las empresas e instituciones tienen que ser cada vez mejores ciudadanos corporativos. Esta meta solo se concreta cuando existe coherencia y consistencia entre lo que se dice y lo que se hace.

En este mundo hiper-informado, la buena reputación y el reconocimiento público positivo de las empresas e instituciones no se alcanzan empleando el llamado periodismo de relaciones públicas, el cual consiste en crear una estructura humana costosa que centre sus esfuerzos en elaborar y difundir continuamente notas de prensa.

Con esta acción se pretende crear percepciones de logros y realizaciones, que solo existen como parte de los contenidos de los medios de comunicación.

No es posible reducir la función estratégica de las relaciones públicas a la simple tarea de elaborar y difundir notas o comunicados de prensa, tratando de crear o mantener percepciones que difieren de la realidad que viven las empresas e instituciones. Las organizaciones que pretenden ser admiradas y reconocidas por sus grupos de interés tienen que visualizar las relaciones públicas más allá de la simple tarea de elaborar y garantizar la difusión de notas o comunicados de prensa.

La misión estratégica de las relaciones públicas consiste en investigar, planificar, ejecutar y controlar estrategias y acciones tácticas creativas y creíbles que ayuden a la organización a lograr sus objetivos económicos y sociales. No es buena idea utilizar el poder de los medios de comunicación para fabricar percepciones relativas a supuestos logros ficticios. Se ha comprobado que cuando las organizaciones emplean la información pública para mentir, crear falsas percepciones y manipular la opinión pública, lo más lógico es que su reputación y credibilidad se afectan para siempre.