El sida deja huérfanos 250,000 niños en el Caribe

El sida deja huérfanos 250,000 niños en el Caribe

El embajador de Estados Unidos en la República Dominicana, Hans Hertell, afirmó que en el hemisferio occidental hay alrededor de 2.9 millones de personas infectadas con el VIH-SIDA, incluyendo 46,000 en la República Dominicana.

El diplomático dijo que esto representa un 7% de todos los infectados en el mundo y que más de un cuarto de millón de niños en el Caribe ha perdido a uno o ambos padres, a causa de la enfermedad.

Aseguró que cinco millones de personas se han contagiado con la enfermedad desde el último Día Mundial del SIDA, mientras otros tres millones de personas han muerto para dejar angustiados a sus seres queridos, niños abandonados y comunidades destruidas.

En un documento, el embajador de los Estados Unidos manifiesta que la mujer representa más de la mitad de las infecciones en todo el mundo y que esa cifra está creciendo.

Destaca que el SIDA ha hecho más honda la pobreza, reducido la expectativa de vida, desviado los recursos del Estado y ha dejado crecer a una generación sin el amor, la orientación o el apoyo de los padres y maestros.

Señala que la iniciativa de destinar US$15,000 millones durante cinco años, busca evitar siete millones de infecciones nuevas de VIH, dar medicamentos para el tratamiento de dos millones de personas positivas y atender a casi 10 millones de personas que viven con la enfermedad.

Explica que el plan aumenta en US$1000 millones la contribución al Fondo Mundial que hace el gobierno de Estados Unidos, con lo cual aumenta a US$1.6 millones las donaciones de su país para la comunidad internacional.

Destaca que mantienen la ayuda bilateral a 75 países en su lucha por combatir la enfermedad y ofrece US$1,000 millones en financiamiento a 14 países especiales que representan el 50% de la población mundial que vive con el VIH-SIDA.

Manifiesta que el SIDA amenaza arrasar con la memoria institucional de las naciones que nacen, a medida que caen víctimas de la enfermedad, entre los que citó los empleados civiles.

Reconoce que la comunidad internacional puede destacar muchos éxitos en el combate contra el VIH-SIDA, entre los que cita la prevención y la estrategia de cambio de conducta, el combate al estigma y la discriminación, así como el fortalecimiento de las asociaciones entre el gobierno y la sociedad civil.

Destaca que el liderazgo es esencial y que las medidas anticipadas y efectivas pueden contener y retroceder la epidemia y reducir la carga de la enfermedad para familias, comunidades y naciones.

Manifiesta que la comunidad internacional ha tomado medidas contra la crisis del VIH-SIDA, con contribuciones vitales procedentes del Fondo Mundial contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria, así como de la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos (USAID) en la República Dominicana.

Expresa que Estados Unidos se ha puesto de pie frente al desafío de la enfermedad, a través del plan de emergencia para el alivio del SIDA, propuesto por el presidente Bush.

Dice que como parte del combate contra la enfermedad buscarán firmes compromisos en la Cumbre de las Américas que se celebrará en enero, en Monterrey, México para aumentar el acceso nacional al tratamiento del SIDA y las enfermedades relacionadas.

Manifiesta que la meta del gobierno norteamericano es completar la entrega de terapia antirretroviral de 90% de la población del hemisferio contagiada con el VIH y ampliar los programas de prevención.

Dice que Estados Unidos está comprometido a trabajar con gobiernos, con grupos de la sociedad civil y organizaciones multilaterales para alcanzar las metas del plan del presidente Bush.

Destaca que los investigadores pronostican que si no se interviene, para el 2010 habrá más de 75 millones de personas contagiadas en todo el mundo, con una pérdida de vidas por causa del SIDA que totalizará 100 millones para el 2020.