El Papa está mejor de salud
e inició terapias para poder hablar

El Papa está mejor de salud <BR>e inició terapias para poder hablar

Por Kelly Velásquez
CIUDAD DEL VATICANO, Feb 28 (AFP) – Las condiciones de salud del Papa Juan Pablo II, internado en el hospital Gemelli donde se le practicó una traqueotomía, mejoran y ha iniciado la rehabilitación para recuperar la voz, indicó este lunes el Vaticano en un parte médico.

«Las condiciones generales del Santo Padre y los parámetros biológicos son buenos», señaló el comunicado.

Precisa que el pontífice «no presenta complicaciones postoperatorias» tras haber sido sometido el jueves pasado a una traqueotomía.

«El Santo Padre se alimenta regularmente, pasa algunas horas sentado en una silla y comenzó los ejercicios de rehabilitación para recuperar la respiración y la palabra», agregó el comunicado.

El próximo parte médico será divulgado el jueves 3 de marzo, anunció la Santa Sede.

Después de su inesperada aparición el domingo detrás de la ventana de su habitación en el policlínico Gemelli, el nuevo boletín médico sobre su salud confirma que el pontífice se está recuperando.

Parcialmente mudo por la traqueotomía, el Papa, de 84 años, tuvo que renunciar por primera vez en 26 años de pontificado a participar en la oración dominical y a impartir la bendición a la hora del Angelus.

Sin embargo, al aparecer brevemente el domingo en la ventana del décimo piso del hospital ante las cámaras de televisión de medio mundo, el anciano Papa, que cumplirá 85 años en mayo, no sólo tranquilizó a los millones de católicos angustiados que siguen la evolución de su enfermedad sino que hizo olvidar que se encuentra temporalmente mudo.

«La mejor indicación sobre el Estado de salud del Papa ya la vieron, cuando apareció en la ventana al final del Angelus», comentó el arzobispo español Xavier Martínez Fernández.

En el breve parte divulgado por la Santa Sede se recalca que el Papa empezó las terapias para recuperar el uso de la palabra, ya que se temía que la traqueotomía le dificultara ulteriormemete una alocución ya incomprensible por el avance de la enfermedad de Parkinson.

El Vaticano no precisa cuánto tiempo durarán las terapias ni los ejercicios para recuperar la respiración y las cuerdas vocales y si el tubo que le implantaron en la garganta será permanente.

Según fuentes cercanas al Vaticano, al Papa le llega ahora más oxígeno, por lo que tiene la cabeza más despejada, aunque sufre fuertes dolores en los pulmones debido a la mayor entrada de aire.

Por su parte, el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, ministro de Salud del Vaticano, pidió en una entrevista a la prensa italiana que en esta ocasión no dejen salir al pontífice «rápidamente» del hospital.

«Aun sin hablar, el Papa guiará a la Iglesia. Eso no es un problema. Pero ahora no debemos dejarlo salir del hospital demasiado rápidamente. En esta etapa de convalecencia, hay que ser más prudente y estar menos apurado. Espero que no hagan como la otra vez», durante su primera hospitalización, del 1 al 10 de febrero, declaró el cardenal.

El temor de los médicos es que se presenten complicaciones y no descartan que el pontífice necesite en forma permanente la cánula que le insertaron para respirar.

El domingo, el Papa se refirió a su propio calvario y al sufrimiento que «de una manera u otra afecta a todos», dijo.

Por ahora, no se sabe si el Papa podrá presidir dentro de un mes las ceremonias de Semana Santa y muchos excluyen que pueda asistir a la tradicional procesión nocturna del Viernes Santo en el Coliseo de Roma.