EL MISMO PROBLEMA
Bloquean 83 de RD para pelota invernal

<STRONG>EL MISMO PROBLEMA<BR></STRONG>Bloquean 83 de RD para pelota invernal

Un total de 83 jugadores dominicanos recibieron limitaciones para jugar en la próxima temporada de béisbol invernal, según el acuerdo entre las ligas del Caribe y la MLB.

El equipo más afectado de la pelota local es el de los Tigres del Licey, con 19 jugadores, entre los que se destacan los nombres de Ronny Paulino, Esmil Rogers, Ubaldo Jiménez, Carlos Mármol, Oneli Pérez, Hanley Ramírez y Alberto Arias.

Al Licey le siguen los Leones del Escogido, con 16, con figuras importantes para el club como Starlin Castro, Fernando Martínez, Melky Mesa, Carlos Santana y Fernando Tatis.

Las Aguilas Cibaeñas tienen 15 fuera, con José Arredondo, Alberto Alburquerque, Joaquín Benoit, Fausto Carmona, Johnny Cueto, Samuel Deduno, Juan Nicasio, Leo Núñez, Santos Rodríguez, Wandy Rodríguez y Carlos Villanueva como los que se quedaron fuera.

Los Gigantes del Cibao tienen impedimento para 10 jugadores, incluyendo a Juan Francisco, Alfredo Simón, José Reyes y Albert Pujols. En el caso más sensible, el de Francisco, éste tiene proyección de tomar 502 apariciones al plato. Si no las alcanza, su fatiga extrema queda anulada.

Los Toros también tienen nueve “fatigados” con nombres como el de Edinson Vólquez y José Valverde apartados.

Las Estrellas Orientales tienen nueve “cansados” pero los nombres del tercera base Pedro Alvarez y del intermedista Robinson Canó sobresalen en el listado.

Los restantes cinco jugadores dominicanos colocados en fatiga extrema no pertenecen a ninguna organización de la pelota criolla.

¿Qué es fatiga extrema?.  La fatiga extrema es un procedimiento que invocan los equipos de las Grandes Ligas para frenar la entrada de sus jugadores a las diferentes ligas invernales.

Como parte del acuerdo de trabajo entre las ligas invernales y el béisbol de la Gran Carpa, los jugadores que entran en ese listado no pueden entrar a jugar en los respectivos torneos caribeños antes del 1 de diciembre, primera fecha hábil para  la revocación de esa particularidad.

En el caso de los bateadores, caen en ese grupo aquellos que hayan agotado más de 500 apariciones al plato. Para los lanzadores, entran los abridores que hayan tenido más de 100 entradas de trabajo y hasta más de 170, dependiendo de la categoría en que juegue (Clase A, AA, AAA o GL).

Para  los relevistas, la limitación depende de la cantidad de partidos en los que lancen y para el nivel de las mayores, esa frontera esa la de más de 60 partidos.

Los receptores, por su lado, caen en fatiga extrema cuando han recibido más de 700 entradas o lo que es igual a unos 78 partidos por temporada.

También son limitados los jugadores que hayan sufrido lesiones en la campaña previa.