El maravilloso mundo del vino

El maravilloso mundo del vino

POR HELEN JÁQUEZ
Para ser un buen catador de vinos hay que tener buena memoria y asociar los aromas con otros que a la persona le sean familiar. Recientemente estuvo de visita en la República Dominicana Mariano Fuster, quien es representante de la marca de vinos Juvè y Camps la cual cuenta con viñedos de más de 200 años en España.

Fuster manifestó que, “elaboramos una variedad de vinos muy antiguos, pues tenemos como bodega 85 años y como viñedo más de 200 años de antigüedad”.

En el mundo existen muchos vinos espumosos pero hay dos que tienen marca o denominación de origen; uno es el champán, en Francia y el otro es el cava, en la zona de Barcelona, España.

“Tanto el cava como el champán tienen características similares, se utiliza el mismo proceso de elaboración, lo único que se diferencia es el lugar de procedencia y el nombre”, explicó Fuster.

La región de donde proviene Juvè y Camps cuenta con dos denominaciones de origen, una es el Cava, para los vinos espumosos, y Penedés para vinos “tranquilos”, que son los que no tienen burbuja, como los vinos blancos y los vinos tintos.

Fuster citó que un buen vino cuenta con un conjunto de sabores que deben de ser bien combinados con la comida y la compañía.

La visita de Mariano Fuster es en búsqueda del reforzamiento de la marca en el país, la cual es distribuida por Marcas Premium.

Fuster afirmó que “nosotros tenemos la imagen de ser el cava número uno de España, es una bodega pequeña muy familiar, en donde elaboramos tres millones de botellas, con la uva sin prensar, lo que le agrega mayor calidad al vino haciéndolo mucho más suave”.

Un buen vino debe de tener el equilibrio de no ser ni ácido, ni dulce, ni muy tánico (pastoso). Tampoco demasiado afrutado o que sepa a madera por el proceso de añejamiento.