El Índice de desarrollo humano (IDH) en el informe 2014

El Índice de desarrollo humano (IDH) en el informe 2014

Interpretar el IDH requiere entender sus componentes. La salud se mide por la esperanza de vida al nacer. La educación combina dos indicadores: expectativa del número de años que un niño pasará en la escuela y, segundo, los años promedios de educación que ha recibido un adulto de 25 años o más.

La calidad de vida decente se mide a partir del Ingreso Nacional Bruto (INB) per cápita al tipo de cambio de paridad de poder adquisitivo.

Los indicadores de salud y educación, normalmente no cambian de año a año, mientras que el ingreso sí cambia, por lo tanto hacer una comparación de años a año, lo único que mide es el cambio en el INB, diciendo nada del nivel de la salud y educación. El IDH hay que analizarlo a largo plazo o en un año, sus componentes y la forma de cómo la distribución afecta cada componente.

Tomando como referencia 1980-2013, se observa que de los 144 países que cuentan con información, todos mejoraron el IDH a excepción del Congo y Siria. En general, el aumento medio mundial del IDH en 33 años fue de 0.14 puntos y RD mejoró 0.15 puntos.

¿RD mejoró o empeoró su lugar en relación a los demás países? En el largo plazo RD se deterioró ligeramente. Siendo 1 el mejor lugar, en 1980 el país estaba en el lugar 76 de 144, en 1990 había mejorado (67), en 2000 se deterioró (71), en 2013 se deterioró al lugar 74. Es decir, prácticamente todos los países mejoraron pero en promedio los demás mejoraron más que RD.

¿Qué pasa si se descompone el IDH en salud y educación por un lado, y el ingreso por otro? El índice combinado salud y educación mejora en todos los países, el aumento promedio fue de 0.18 puntos pero RD mejoró menos (0.16). En el INB por habitante, 22 países se deterioraron, pero RD duplicó su mejoría relativa con relación al mundo.

En salud y educación combinado, RD ocupó el lugar 74 en 1980, mejoró en 1990 (56), se deterioró en 2000 (70) y terminó en el 76 en 2013. En el ingreso registró una mejor posición pasando de la 82 en 1980 a la 68 en 2013. Esto indica que RD sigue desaprovechando la riqueza por habitante para mejorar la calidad de vida de la población, y empeora cuando se considera el impacto de la distribución en cada componente del IDH.