El gran limbo inmobiliario

El gran limbo inmobiliario

Aunque la definición y titulación de propiedades es uno de los parámetros más importantes para la dinámica económica y social en un Estado organizado, los dominicanos estamos muy lejos de alcanzar ese objetivo. El Plan Nacional de Titulación puesto en marcha por el actual Gobierno parece haber perdido el carácter de prioridad que se le atribuyó al inicio. La Fundación Institucionalidad y Justicia hace un análisis descarnado a partir de los obstáculos que enfrenta este plan y los escasos logros alcanzados por la comisión encargada de llevarlo a cabo. El Gobierno, que al inicio del plan se propuso titular 150,000 propiedades, ha limitado la entrega de recursos y esto ha ralentizado los trabajos de la comisión.

El resultado ha sido que miles de propiedades están en un limbo jurídico que impide su transferencia definitiva a los adquirientes y frustra cualquier tipo de transacción que implique el traspaso de la propiedad. Muchos proyectos de inversión se han quedado en carpeta porque la indefinición de las propiedades impide efectuar las inversiones necesarias sobre una firme base jurídica. Es necesario que el Poder Ejecutivo apoye económicamente a la comisión que trabaja en el plan, para que pueda resolver los abundantes inconvenientes que ha ido encontrando sobre la marcha. Hay que devolverle a la titulación de propiedades el carácter prioritario que tuvo en sus inicios.

HAY QUE REORIENTAR PASOS 

Nuestros avances en algunos aspectos del desarrollo económico contrastan severamente con el desfase en otros aspectos. Nuestro mayor énfasis ha debido estar enfocado hacia la transformación de materias primas en productos con alto valor agregado para la exportación, pero seguimos dependiendo fuertemente de la exportación de bienes primarios. Este desfase es palpable en la pobre participación de la manufactura industrial en la composición del PIB.
Tal vez debamos reorientar el proceso y poner más empeño en desarrollar una industria con miras a la transformación de bienes primarios. El Estado ha sido un decidido facilitador, con su apoyo a las iniciativas emprendedoras y las mipyme. Muchos años atrás, el ex presidente Juan Bosch insistía en orientar la economía por estos senderos. Demos los pasos necesarios.