El gobierno responde con lo poco que tiene

El gobierno responde con lo poco que tiene

POR MANUEL JIMÉNEZ
SAMANA.– El Presidente Leonel Fernández dijo ayer que enfrenta el desastre dejado por el huracán Jeanne con las cuentas del gobierno en rojo, pero aun así logró destinar cerca de RD$700 millones para soluciones provisionales y de urgencia, especialmente en la agricultura y las infraestructuras. Fernández anunció que el gobierno de Estados Unidos formalizó una ayuda de “caja chica” de US$50,000 y que se espera una asistencia del Fondo Europeo, cuyo monto no especificó.

Fernández advirtió que la reconstrucción tendrá un costo bastante alto.

El mandatario viajó en horas de la tarde en helicóptero a Samaná y Monte Plata acompañado de funcionarios y periodistas, donde conversó con autoridades y damnificados.

En el recorrido, el director del Instituto Nacional de la Vivienda (INVI), Felipe Abreu Roedán, dijo que sólo a Samaná envió 500,000 pies de madera y 30,000 hojas de zinc.

Este material, dijo, se utilizará en lo inmediato a la reconstrucción de viviendas que fueron parcial o totalmente destruidas por el huracán.

El presidente Fernández visitó aquí primero la escuela José Gabriel García donde se guarecen decenas de familias damnificadas.

Ordenó que entregaran alimentos y medicinas a los refugiados, mientras se reconstruye sus casas. En esta zona hay unos 640 damnificados, dijo el presidente de la Comisión Nacional de Emergencia y director de la Defensa Civil, Luis Luna Paulino.

Fernández explicó que los RD$700 millones son invertidos en la apertura de vías alternas de comunicación terrestre, el Plan Social de la Presidencia y en las zonas agrícolas que han sido inundadas.

“Hemos estado trabajando, pero el gasto será mayor, lo que pasa es que la precariedad del gobierno tampoco puede hacer más”, dijo.

Advirtió que el país sufre una crisis fiscal. “Estamos en rojo y lo que estamos es quitando recursos a las distintas instituciones tratando de tener un presupuesto que nos permita ir dando respuesta en el día a día. Estamos trabajando con suma precariedad, pero aún así hemos gastados entre RD$600 millones a RD$700 millones para atender soluciones de emergencia”, recalcó.

Fernández dijo que el embajador de los Estados Unidos, Hans Hertell, le informó que le enviará una ayuda de US$50,000 que consideró como de “caja chica”, a la espera de otra de mayor volumen.

También dijo que una vez se normalicen las relaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se estarán identificando fuentes de financiamientos con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para los programas de reconstrucción que habrán de ejecutarse en todas las zonas afectadas.

“Pero hasta ahora solo hemos podido trabajar con fondos de emergencia”, expresó Fernández. La presencia del mandatario en la escuela José Gabriel García, de Samaná, generó algarabía entre los damnificados y pese a la situación que afronta, muchos de ellos lanzaron elogios y mujeres lo piropeaban.

Fernández estuvo en el plantel junto al gobernador provincial, Fausto Forchue. En el recorrido, el mandatario estuvo acompañado del secretario de Obras Públicas, Freddy Pérez; el director del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillado (Inapa), Víctor Díaz; el director del Plan Social de la Presidencia, Emigdio Sosa; el presidente de la Refinería Dominicana de Petróleo, Arístides Fernández Zucco, y el director de Prensa de la Presidencia, Rafael Núñez.

Fernández visitó también Arroyo el Cabo, en la carretera hacia Las Galeras, donde varias casas fueron afectadas por los vientos de Jeanne y numerosas familias están damnificadas.

Ordenó que se les suministre madera y planchas de zinc para que puedan reconstruir sus viviendas.

Dispuso, además, que Inapa instale una bomba que hace falta para restablecer el suministro de agua potable y que se le envié alimentos y medicinas para abastecer un centro de atención primaria que opera en la comunidad.