El gobierno planifica otra línea de Metro

El gobierno planifica otra línea de Metro

POR FERNANDO QUIROZ
Cuando aún no se vislumbra fecha para que termine la construcción del controversial Metro de Santo Domingo,  el gobierno ya planifica la construcción de una segunda línea en la provincia Santo Domingo y la Capital, comprendida entre Los Alcarrizos y San Luis, reveló el director de la Oficina para el  Reordenamiento del Transito (OPRET), ingeniero Diandino Peña.

El nuevo tramo ferroviario sería de unos 22 kilómetros, siete u ocho kilómetros más extenso que el metro en construcción, que es de 14. Su ruta iría por la autopista Duarte, las avenidas John F. Kennedy, San Vicente de Paúl y Quinto Centenario y la carretera Mella, explicó el funcionario.

Las informaciones fueron dadas a conocer por el ingeniero Peña en un trabajo especial sobre proyectos de metros en América Latina que presentará el programa La Vida Misma, el próximo sábado de 8 a 9 de la noche, por el  canal 9 de Color Vision, bajo la producción y conducción de Myrna Pichardo desde Chile y Luisín Mejia en el país.

Según el programa televisado, el secretario de Economía, Planificación y Desarrollo, ingeniero Temístocles Montás, afirmó que el metro fortalecerá la identidad de la República Dominicana como obra fundamental dentro del sistema de infraestructura.

Myrna Pichardo, esposa del  embajador en Chile, periodista César Medina, entrevistó en ese país a Sergio Galilea, ex intendente del Metro de Santiago de Chile, Víctor Morales, gerente de desarrollo y proyectos de ese sistema de transporte e Ian Thompson, ingeniero urbanista en la capital chilena. Los expertos supeditaron la eficiencia y rentabilidad de ese tipo de obras a la capacidad gerencial de los encargados de administrarla.

Galilea consideró que el presidente constructor de metros debe tener coraje. Entiende que ningún gobierno populista construye ese tipo de obras porque acarrean muchas incomodidades y debe esperarse bastante tiempo para verse los resultados positivos.

En tanto, el director de la OPRET confió en que el Gobierno no deberá subsidiar el metro si el proyecto se mercadea como un modelo adecuado de transporte de pasajeros multitudinario, eficiente y útil para miles de personas que requieren un servicio de este tipo más digno.

Resaltó que la puesta en funcionamiento del metro contribuirá con la calidad del medio ambiente y la mejor fluidez del transito de vehículos en la zona metropolitana con la salida de las calles de cientos de carros destartalados en los que miles de personas diariamente precisan montarse como modo de transporte publico de pasajeros.

También,  que la obra disminuirá en una significativa cantidad la emisión de monóxido de carbono de los vehículos sin condiciones óptimas que saldrán del servicio de concho y contribuirá al ahorro de divisas invertidas en combustibles, al tiempo de mejorar la calidad de vida de los usuarios que no sufrirán largos ratos de entaponamiento y llegarán mas rápido a sus destinos.

Adelantó que el metro de Santo Domingo tendrá un capacitado equipo de seguridad integrado por cerca 80 agentes para las todas las estaciones y otras áreas de acceso a pasajeros, a los cuales prometió serán tratados “como príncipes”.

Atribuyó a un prepósito politico de intentar desacreditar la obra el argumento de que la misma carecía de estudios y planificación de cada una de sus partes, tras señalar que habrían ocurrido graves contratiempos de no haberse analizado y calculado sus componentes de infraestructura.

El proyecto  inicial del metro en construcción era La Isabela (antigua Cementera)  – La Feria a una longitud total de 9.94 kilómetros (10 kms.), con 11 estaciones, para un tiempo de viaje de 13 minutos. Intervalo entre trenes: 3 minutos. Flota total: 11 trenes. Luego la Oficina Metro de Santo Domingo cambió de nombre con el de OPRET y se dio a conocer después la reformulación del proyecto, con la inclusión de un tren ligero sobre un elevado en Villa Mella, lo cual extendió la obra a 14.5 kilómetros. Inicialmente se informó que los costos estimados de esta inversión eran los siguientes: sistema integral US$125.35 millones, túneles US$99.46 millones, estaciones US$83.36 millones, servidumbres US$13.13 millones. Así, la inversión general totalizaría US$326.69 millones.

El director de la Opret ha indicado que el costo estimado del Tren Ligero tendría un costo de entre US$195 millones a US$200 millones.