El dormitorio ideal para los niños

El dormitorio ideal para los niños

En los últimos tiempos, los arquitectos y diseñadores han comenzado a pensar el dormitorio infantil como un «micromundo». Esto se debe a que esta habitación dejó de ser el recinto donde los chicos solo dormían o jugaban ocasionalmente, para transformarse en un lugar donde además de estas actividades, estudian, leen, usan la computadora, y ven la televisión.

Por lo tanto, es necesario encontrar los lugares apropiados para establecer un escritorio, una biblioteca, la PC, y la TV, además la/s cama/s y ropero/s.

Para solucionar el problema del espacio, son ideales los muebles funcionales, como por ejemplo las camas con estilo marinera, pero con una de ellas deslizable al ras del piso, y otra bien alta. Entre ellas se pueden ubicar una gran cantidad de cajones y canastos, e incluso un escritorio. En este último caso, se debe poner la cama algo alta (se accede a ella mediante una escalera), pero se puede ganar un gran espacio, y disponer de mucho mas terreno libre.

Con respecto a los escritorios se puede optar por unos muy modernos que incluyen lugar para la computadora y el televisor. Algunos de ellos vienen con bandejas deslizables para poder ubicar el teclado, y que este no ocupe lugar en la superficie. Otros poseen cubos que cumplen la función de minibibliotecas, cajoneras, o estantes. Los más originales tienen también una cajonera metálica con la parte superior acolchada, que puede servir como butaca.

Por otra parte, son muy comunes los muebles que poseen rueditas, gracias a las cuales se facilita la limpieza general del cuarto, y se tiene la ventaja de poder renovar la decoración con tan solo cambiarlos de lugar.

LOS MATERIALES

Para realizarlos, los fabricantes han probado con un gran número de nuevos materiales, entre los que se destacan, sobre todo, la madera y el metal.

En el primer caso, sobresale la presencia del roble, haya, cedro, fresno, pino y tea, mientras que en el segundo, predominan el acero o el aluminio, lo que le da un aspecto industrial a la habitación.

A las maderas se las suele tratar con barnices o lustres poliuretánicos que las hacen más resistentes, ya que es común que los chicos derramen líquidos, pinten, rayen, y escriban sobre ellas. Sus colores más exitosos, son los que poseen tonos claros, aunque no así en los metales, que suelen ser coloreados con pinturas tipo «epoxi».

ACCESORIOS

Pero no sólo con muebles se conforma una habitación, sobre todo la de los niños, que debería ser colorida y diversa.

Allí también se pueden encontrar los revisteros, relojes, portarretratos, papeleros, percheros, etc. Como los niños se inclinan por los colores llamativos, en especial en las paredes, es ideal que estos accesorios tengan tonalidades vivas.

También es bueno consultarles sobre los motivos, para poder uniformar su estilo. Si por ejemplo, al chico le gusta el ratón Mickey, puede elegir todos los complementos que posean este popular dibujo.