El dengue no perdona clase social

El dengue no perdona clase social

Este año el brote de dengue clásico y hemorrágico que golpea el país ha enfermado a 2.546 personas, tras registrarse durante el fin de semana 124 nuevos casos. “El dengue no perdona clase social”, así lo explicó la ex secretaria de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, al ser consultada sobre el tema, en el programa “De entero crédito”, que conduce el periodista Héctor Herrera Cabral.

En tal sentido, la ex funcionaria llamó a la población a concienciarse y tomar las medidas necesarias a fin de controlar la enfermedad.

Hasta el momento las autoridades de salud han informado que se trata de un brote pero, frente al incremento de casos, algunas personas han manifestado su temor por una posible epidemia, ya que cada día es mayor el número de afectados que acuden a los centros asistenciales.

De enero a agosto de 2005 la cantidad fue de 2.778, dijo el secretario de Salud,  Bautista Rojas, quien admitió y se quejó, como bien reseña la agencia AFP, de que muchos centros asistenciales hacen diagnósticos errados que no permiten detectar la enfermedad con tiempo. En el 2003 se produjeron más de 100 muertos y seis mil casos.

El dengue se caracteriza por fiebre y dolor intenso en las articulaciones y músculos, inflamación de los ganglios linfáticos y erupción de la piel. La fase más trágica es la hemorrágica y puede provocar la muerte sin atención oportuna.

El agente causal es un virus filtrable trasmitido por el mosquito Aëdes Aegypti, que se propaga con la acumulación de desechos y malezas, pero se incuba en agua limpia posada o almacenada al aire libre.

Los sectores marginados son ambientes propicios para la propagación del dengue por la insalubridad abundante, la necesidad de almacenar el agua potable, fluido que no llega con normalidad, y la falta de tratamiento adecuado de los desagües.

Sin embargo, este año se han reportado casos en sectores residenciales como Evaristo Morales, Piantini, Naco, entre otros.

Según los más recientes datos contenidos en el informe epidemiológico de los 2.546 casos, 2.437 corresponden al tipo clásico y 109 al hemorrágico. La tasa de incidencia es de 32%.

Cómo tratar un paciente con dengue

Una guía editada por Salud Pública y la Organización Panamericana de la Salud explica a los médicos qué hacer al momento del ingreso y egreso de un paciente afectado de dengue

Como bien señala la guía médica “Dengue Clásico y Hemorrágico, Diagnóstico y Tratamiento”, editado en el 2005 por la Secretaría de Salud Pública y la Organización Panamericana de la Salud, al inicio, en los niños, el dengue clásico puede manifestarse como una afección de vías respiratorias alta.

En este caso, lo que se recomienda es la hidratación oral en abundancia. Asimismo se debe evitar la ingesta de cualquier antiinflamatorio: aspirina, Alka Seltzer, Mejoral, Coralac, dipirona, ibuprofén, diclofenac, entre otros.

Se debe tomar una muestra para hemograma y conteo de plaquetas e investigar antecedentes de falcemia, asma bronquial, desnutrición grave, cardiopatía y diabetes mellitus.

Mientras que en los casos de dengue hemorrágico, aparte de lo antes señalado se deben realizar extravasación  de plasma debido al aumento de la permeabilidad vascular que se evidencia como edema, ascitis, derrame pleural, hipoproteinemia, derrame pericárdico, hemoconcentración.

La guía “Dengue Clásico y Hemorrágico, Diagnóstico y Tratamiento”, fue elaborada por los doctores Rafael Schiffino, Virgen Gómez Alba, Julio Demorizi, Clemente Terrero, Mario Geraldino, José Brea, Lidia La Hoz, Julio Manuel Rodríguez Grullón y Celia Riera.

 De interés

Criterios para el ingreso

1-Manifestaciones hemorrágicas independientemente de las cifra de plaquetas
2-Plaquetas menores de 100.000/mm3
3- Vómitos frecuentes
4- Signos de deshidratación
5- Sudoración profusa
6- Dolor abdominal intenso
7- Dolor torácico

Criterios para el egreso

1- Haber transcurrido más de tres días de superado el estado.
2- Afebril por más de 24 horas, sin el uso de antipirético.
3- Hematocrito estable en las últimas 24 horas.
4- Plaquetas por encima de 50.000/mm3 y en ascenso.
5- Diuresis adecuada
6- Manejo clínico visible.