El cuerpo de Juan Pablo II se acerca a su última morada

El cuerpo de Juan Pablo II se acerca a su última morada

Por Claudia Rahola
CIUDAD DEL VATICANO, Abr 4 (AFP) – El cuerpo del papa Juan Pablo II llegó este lunes a la basílica de San Pedro del Vaticano, donde miles de fieles le darán el último adiós antes de ser enterrado el viernes en la cripta.

Los restos mortales del carismático pastor de los más de mil millones de católicos del mundo durante casi 27 años quedaron instalados entre plegarias y tañidos fúnebres frente al altar mayor del templo que fue abierto al público unas horas después.

El catafalco papal, a hombros de una docena de hombres, cruzó por última vez la plaza de San Pedro procedente de la sala Clementina, en el segundo piso del Palacio Pontificio, donde representantes vaticanos y autoridades le rindieron homenaje desde el domingo.

Los miles de fieles que aguardaban en la plaza la apertura de las puertas de San Pedro, le retribuyeron con una cariñosa ovación al deternerse por unos instantes en el umbral de la que será su última morada.

La procesión, encabezada por cardenales y flanqueada por la Guardia Suiza, estuvo presidida por el camarlengo Eduardo Martínez Somalo, encargado de la interinidad vaticana hasta la elección de un nuevo Papa, concluyó con una liturgia de la palabra.

La imagen del difunto Papa vestido con casulla blanca, capa roja y mitra, y con un rosario entrelazado en los dedos y báculo de pastor, ha dado la vuelta al mundo a través de los medios de comunicación.

Los funerales oficiales y el entierro se celebrarán el viernes en la basílica de San Pedro, ante una nutrida representación de jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo.

La misa, que se prevé sea una de las más multitudinarias de la historia, se realizará a las 10H00 de la mañana (08H00 GMT) y estará oficiada por el decano de los cardenales, el alemán Joseph Ratzinger.

Posteriormente, el »Papa de los jóvenes» será enterrado en la cripta de la basílica, donde reposan varios de sus predecesores, probablemente en el emplazamiento que quedó vacante tras el traslado de la tumba de Juan XXIII a la propia basílica tras su beatificación.

El Papa polaco, mayor fabricante de beatos de la historia, a quien ya se venera como un santo, podría seguir rápidamente el mismo camino.

Al funeral asistirán representantes y jefes de Estado de más de 150 países, entre ellos el presidente estadounidense George W. Bush, el presidente de Francia Jacques Chirac, el rey Juan Carlos I de España, y los mandatarios brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, y mexicano, Vicente Fox.

Las autoridades italianas han puesto en marcha un imponente dispositivo de seguridad que incluye 6.500 agentes de la seguridad del Estado y el cierre del espacio aéreo el día de los funerales de Estado para recibir a los dos a cuatro millones de peregrinos que esperan, entre ellos, un millón de polacos.

Una batería de misiles y aviones militares vigilaran el cielo de Roma, cuyas autoridades civiles y militares temen que el aeropuerto militar de Pratica di Mare y el de Ciampino, cerca de Roma, no sean suficientes para acoger a los mandatarios extranjeros y estudian cerrar parcialmente el tráfico de Fiumicino.

Las primeras congregaciones cardenalicias desde la muerte del Pontífice se celebraron este lunes por la mañana con la presencia de 65 purpurados sin alcanzar una decisión sobre la fecha del Cónclave que elegirá al próximo pontífice.

Según la Constitución Apostólica, ésta debe comenzar entre el decimoquinto y el vigésimo día después de la muerte del Papa, el pasado sábado.

Dos días después de su muerte, la carrera por la sucesión de quien ya es denominado «Juan Pablo II El Grande» ha convertido al Vaticano en un hervidero de especulaciones e intrigas.

Latinoamericano o italiano, abierto al diálogo o ultraconservador, las discusiones para elegir al nuevo sucesor de Pedro se adivinan complicadas.