El cibaeño José Fernández, un bravo púgil que no pudo ser campeón mundial

El cibaeño José Fernández, un bravo púgil que no pudo ser campeón mundial

POR CARLOS NINA GóMEZ
Si Vilomar Fernández, como se reseñó en la anterior entrega de esta serie de trabajos sobre la radiografía del boxeo profesional local, tuvo una trayectoria -en sentido general- positiva en los cuadriláteros, de su hermano (José Fernánez) podría decirse lo mismo.

Es lo que opinan veteranos periodistas deportivos del país que les vieron combatir, la mayoría de las veces en la ciudad de Nueva York donde ambos desarrollaron sus carreras profesionales. José Fernánez fue un púgil de gran valentía…peleó en las divisiones ligero junior y ligero, 130 y 135 libras.

Al igual que su hermano Vilomar, se presentaba al ring sin dar muestra de cobardía y siempre con un accionar de tú a tú.  Aunque su pegada no era de “punch”, sí llegó a horizontalizar a varios de sus enemigos.  Noqueó a rivales a base de relampagueantes combinaciones, especialmente con el one-two (gancho-recto). También podía combinar su mano izquierda en jab con el recto largo.

SUS BUENOS TRIUNFOS

José Fernández tuvo resonantes triunfos. Peleó con rivales de calidad probada tanto en Santo Domingo como en Nueva York, Puerto Rico y Texas.

Manejado por el conocido técnico cubano Chino Gobin, Fernández enfrentó -en Nueva York- a los siguientes peleadores: Roberto “Boby” Cruz, Kenny Waldon, Gilberto Mares, Walter Seeley y el filipino Vil Tumlak.  A los citados pugilistas, con excepción de Seeley, los derrotó con relativa facilidad. Incluidos a dos por la vía del sueño.

De acuerdo con informes de periodistas hispanos residenets en Nueva York, su pelea con Seeley -en la práctica- no la perdió. El estadounidense, afirman, fue favorecdo con una “mostrenca” decisión.

Al mexicano Boby Rodríguez, quien tenía su resdencia en Texas, lo despachó con un recio nocaut a los dos minutos y 59 del primer round.

Pero donde José Fernández, según los reportes de los mismos veteranos cronistas de la época, enseñó eficiencia, bravura y determinación, fue en los dos pleitos que proptagonizó -en Santo Domingo- con su paisano Ezequiel “Cocoa” Sánchez.

Aquellas fueron dos batallas campales en las que ambos pugilistas, que disputaban el título nacional ligero junior (130 libras), terminaron a “sangre y fuego”.  El primero de esos dos combates fue ganado por Cocoa Sánchez quien era, sin ninguna discusión, un gran técnico.

Cocoa Sánchez salió airoso en aquel encuentro coronándose monarca nacional de los ligeros juniors, pero en la revancha la historia se escribió al revés: José Fernández se llevó la victoria y el cetro nacional de las 130 libras.

En ambas peleas trabajó como árbitro José Antonio Salcedo quien calificó las dos peleas como de “leyenda”. 

EL FRACASO ANTE ESCALERA

José Fernández, tras agotar una temporada en Nueva York donde tuvo más éxitos que fracasos, encontró la oportunidad que buscaba: Combatir por un título mundial.

Su apoderado, Chino Gobín, hizo los arreglos de lugar para pactar la buscada pelea con el puertorriqueño Alfredo “El Salsero” Escalera quien era el campeón mundial del peso ligero junior.

El 20 de febrero de 1976, en San Juan (capital d Puerto ico), El Salsero Escalera puso en juego su fajín de las 130 libras ante el quisqueyano Fernández.

Su llegada a Puerto Rico, cuentan periodistas boricuas, fue ampliamente reseñada en los diarios del vecino país.

Porque, además de que Fernández iba a contender con uno de los mejores y carismáticos peleadores de la Isla del Encanto, en la tierra de Eugenio María de Hostos se vivía una gran fiebre de boxeo.

La pelea, pactada a 15 rounds, terminó en el 13avo asalto con una victoria del boricua por nocaut técnico. De esa manera Escalera retuvo la faja de las 130 libras que tenía el respaldo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Por cierto, Escalera -por una rara coincidenciadel boxeo- en un intervalo de tres años tras su victora sobre Fernández en el asalto número 13, fue noqueado de la misma forma (nocaut técnico en el round 13) por el nicaragüense Alexis Argüello. El primero de esos dos pleitos fue montado en Puerto Rico en 1978 y el segundo en Italia, en 1979.

José Fernández, después de caer ante El Salsero Escalera, comenzó a bajar su positivo ritmo…y tuvo no consiguió una segunda oportunidad para combatir por una corona del mundo.

El todavía joven pugilista quisqueyano perdió la vida hace unos diez años. Según un reciente informe obtenido por este redactor, su muerte se produjo a causa de serios problemas respiratorios.