El arte del mueble chino

El arte del mueble chino

El mueble tradicional chino es un elemento fundamental en la decoración asiática y, a su vez, se ha convertido en un símbolo de la evolución de esta sociedad, pasando de la austeridad a la complejidad. Podemos, por tanto, ligar estrechamente el mueble con los cambios sociales y culturales de la historia de China.

Con anterioridad a la dinastía Tang, los chinos se sentaban en el suelo sobre esterillas de paja. Después de la dinastía de los Reinos combatientes (475-221 a.C.), comenzó a generalizarse el uso de camas y sofás como asiento. En tiempos de la dinastía Wei-Chi (220-420) y las dinastías del norte y sur (420-589), empezaron a sentarse con sillas de estilo occidental. Las esteras de paja se usaron para cubrir camas y sofás.

Los muebles Ming eran de una línea sencilla, uniforme, con una decoración parca y elegante. Durante la dinastía Ching, debido al intercambio comercial con el exterior, se avanzó en las técnicas artesanales, se pasó a una decoración rica y compleja que incluía tallados. El mueble chino alcanzó un gran desarrollo con las dinastías Ming y Ching, por eso el diseño actual permanece dentro de esta línea.

Materiales y técnicas

La madera es el material más importante en la fabricación de muebles. Hay dos tipos principales de muebles: los lacados y los de madera dura; el lacado se empleaba a menudo en el mobiliario de palacios, templos y casas nobles.

Entre las maderas utilizadas se cuentan las de sándalo rojo, peral, padauk, ébano y nanmu. El sándalo rojo es el más apreciado por su densidad, dureza y resistencia al paso del tiempo.

Otros materiales en el mueble tradicional chino son el bambú, palma y rattan, que se exportan en grandes cantidades a Europa y Estados Unidos. Los chinos son muy aficionados a los muebles con incrustaciones y tallas. En la taraceas se emplea el jade, piedras, marfil, cuerno, ágata y ámbar, todo con brillo y vivos colores. Entre los tipos de tallas más habituales encontramos el relieve y el grabado. Los motivos más frecuentes son flores, dragones, animales mitológicos, etcétera.

En la decoración china puede haber pinturas u obras de caligrafía en las paredes; cerámica, esmaltes, vitrinas, arreglos florales de jade o piedra encima de una mesa cuadrada. Gracias a la prosperidad económica de China, sus habitantes dan gran importancia al diseño interior y a la decoración. El mueble tradicional chino no sólo florece en su país, los coleccionistas occidentales adquieren muebles tradicionales chinos, los exhiben con orgullo e invierten en ello.

La dinastía Ming (1368-1644) destacó por la preferencia de las lacas rojo púrpura, incrustaciones de nácar, jade y concha. Por su parte, la dinastía Quing (1644-1911) se decantaba por las lacas rojo bermellón, aunque también usaba incrustaciones de nácar, jade, así como concha de tortuga.

Fuente: Antonio Caballero, especialista en restauración y experto en el arte de muebles.