El apéndice, ¿para qué sirve?

El apéndice, ¿para qué sirve?

Es casi seguro que haya escuchado decir que el apéndice no sirve para nada. Y es que aparentemente se trata de un órgano prescindible del cuerpo humano, pues cuando a una persona se le extrae, pareciera continuar viviendo una vida normal.

Esta razón hace que muchas personas entiendan que no tiene ninguna función de importancia en el organismo, como otros órganos.

Como explica el colonoscopista Frank Ariza, no tiene una función muy clara, pero se comporta como defensa ante las infecciones. 

“La función del apéndice parece estar relacionada con la enorme cantidad de bacterias que habitan en el sistema digestivo de los seres humanos, de acuerdo con el estudio divulgado por el Journal of Theoretical Biology”, señala.

En él existen -dice- más bacterias que células humanas. La mayoría ayudan a digerir los alimentos. Pero a veces la flora bacteriana intestinal muere o es expulsada. Enfermedades tales como el cólera o la disentería eliminarían las bacterias útiles. “En ese caso, la tarea del apéndice es volver a poner en marcha el sistema digestivo”.

Apendicitis aguda.   Es la inflamación del apéndice. Se trata de una enfermedad  que requiere de un procedimiento llamado  apendicectomía, a través del cual se extrae el órgano por una pequeña herida de 3 a 5 centímetros, en la parte derecha y baja del abdomen.

“Es una cirugía que no dura mucho tiempo, a no ser que el apéndice tenga una situación anormal en el abdomen. Se realiza bajo anestesia general y habitualmente no requiere drenajes. Se administran dosis mínimas de antibióticos y el paciente puede alimentarse dentro de las primeras 48 horas”, indica Ariza.

Ese es el caso de la apendicitis aguda no complicada. En el sentido contrario (apendicitis necrosada o peritonitis localizada o generalizada), además  de la apendicectomía, “se debe realizar una limpieza y lavado del contenido de pus y contenido intestinal que exista en el abdomen; la herida puede llegar hasta 12 cm. o más; a veces se deja abierta para evitar su infección y habitualmente requiere dejar drenajes para recolección de los residuos posteriores a la limpieza”.

Síntomas.  La primera señal, advierte el especialista, casi siempre es dolor en el abdomen, que se inicia en la parte central este y en un par de horas se ubica en la región baja derecha del abdomen. “Es constante y generalmente va incrementando en su intensidad, los pacientes lo describen como una “punzada constante y dolorosa”.

“Puede presentarse falta de apetito, náuseas y vómitos. Cuando transcurren varias horas más se presentan fiebre y escalofríos”. 

Solo en algunos casos, subraya, se presentan diarreas y dificultad para eliminar gases.

El órgano.  El apéndice tiene forma  de un dedo. Está localizado en la parte inicial del colon.  Es  un tubo pequeño que mide 10 centímetros de largo por menos de uno  de ancho. Se encuentra en la parte derecha baja de la cavidad abdominal. 

Zoom

Causas

Es causada por la obstrucción de la luz apendicular (taponamiento del espacio libre en su estructura parecida a un tubo). ”Puede ser por taponamiento por un elemento presente en el intestino (un pequeño fragmento de heces fecales endurecidas,  residuo de alimento duro que tape el orificio o elementos extraños como una semilla de uva, cítricos…)”, explica.