EEUU mata 73 iraquíes; esperan por periodistas

EEUU mata 73 iraquíes; esperan por periodistas

BAGDAD, (AFP).- Setenta y tres iraquíes murieron en dos días de bombardeos estadounidenses sobre dos ciudades de Irak, mientras se seguía esperando una señal de los secuestradores de los dos rehenes franceses e Italia envió emisario para liberar a connacionales raptados.

   Cuarenta y cinco personas murieron y más de 80 quedaron heridas el jueves luego que el ejército estadounidense acordonó la localidad norteña iraquí de Tall Afar y pidió a sus habitantes que desalojen los alrededores de la ciudad, que fue bombardeada durante 13 horas, según un balance del hospital local entregado a la AFP.

   Un comunicado militar estadounidense daba cuenta de la muerte de «57 terroristas» fallecidos durante esos enfrentamientos.

   Según un comandante de la policía de la ciudad, Ahmad Mohammad, «13 policías murieron» y otros heridos traslados a hospitales de Mosul, pero no fue posible saber si esas víctimas estaban dentro del balance entregado inicialmente.

   En Faluya, a 50 km al oeste de Bagdad, 12 iraquíes murieron y otras nueve quedaron heridas en la noche del miércoles al jueves en un ataque norteamericano, indicó Muchtak Taleb, del hospital general.

   El ejército explicó que ese ataque aéreo apuntaba contra partidarios del islamista jordano Abu Mussab al Zarqaui, cuya cabeza tiene precio en Estados Unidos.

   Por último, tres iraquíes murieron y otros dos policías militares estadounidenses quedaron heridos en la explosión de una bomba al paso de un convoy de la fuerza multinacional cerca de la prisión de Abu Ghraib, en el oeste de Bagdad, indicó el jueves el ejército norteamericano.

   En el norte de Bagdad, cerca de Baaqouba, un soldado estadounidense murió y otros siete quedaron heridos en un accidente en la carretera la noche del miércoles, indicó el ejército norteamericanos.

   Otros jóvenes iraquíes quedaron heridos la noche del miércoles al jueves tras la explosión de una bomba en una localidad cerca de Baaquba, al noreste de Bagdad, indicaron a la AFP fuentes de los hospitales.

   El secretario general de la ONU, Kofi Annan, pidió dejar de recurrir exclusivamente a la fuerza para solucionar el problema de la inseguridad en Irak y acelerar, a cambio, el proceso político, en un informe al Consejo de Seguridad difundido el jueves.

   Italia, en tanto, envió un miembro del gobierno a Oriente Medio para intentar que sean liberadas sus dos cooperantes secuestradas y Francia continuaba sin noticias de sus dos periodistas retenidos.

   Desde Estrasburgo (noreste de Francia), el Consejo de Europa hizo un llamamiento a liberar «todos los rehenes en Irak».

   En Doha, el influyente dignatario musulmán chiíta jeque Yussef Al-Qardaui recordó que «la charia no tolera los secuestros ni las amenazas de matar a los rehenes». El Hezbolá chiíta libanés también pidió que sean puestos en libertad.

   Quince días después del asesinato del periodista italiano Enzo Baldoni, secuestrado en Irak, Italia envió a la región a la secretaria de Estado para las Relaciones Exteriores, Margherita Boniver.

   Simona Torretta y Simona Pari, que trabajan para la ONG italiana «Un puente por Bagdad», fueron secuestradas el martes en Bagdad por hombres armados, así como dos colegas iraquíes.

   Frente a un secuestro que se eterniza, el gobierno y la oposición franceses se reunieron este jueves para subrayar que toda la clase política espera «unida» alguna noticia sobre los periodistas Christian Chesnot y Georges Malbrunot secuestrados hace tres semanas.

 

—-

FOTO

Militantes leales al clérigo shiíte Moqtada Al-Sadr se manifiestan en el barrio Sadr City, Bagdad. AFP