Ecuador demandará a UE si no hay una solución rápida

Ecuador demandará a UE si no hay una solución rápida

Bruselas (EFE).- Ecuador denunciará ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) el nuevo arancel de importación de banano a la UE, si no negocia “una solución urgente” para evitar las pérdidas que provocará a los operadores del país latinoamericano. El embajador ecuatoriano ante la UE, Mentor Villagómez, manifestó ante el Parlamento Europeo (PE) que “es ilegal” el nuevo sistema, que fija un arancel de 176 euros por tonelada para el banano latinoamericano enviado al mercado comunitario.

Ecuador considera que ese gravamen es demasiado alto y tendrá unos efectos “desastrosos” en la producción bananera nacional y latinoamericana.

El embajador señaló que Ecuador está dispuesto a “negociar una solución urgente” con la Comisión Europea, para garantizar que continúa el acceso de la fruta a los mercados comunitarios. De lo contrario, “acudiremos a los mecanismos de solución de controversias de la OMC”, según Villagómez.  Otros países latinoamericanos, como Honduras, Colombia o Panamá barajan también recurrir ante la OMC contra el nuevo sistema de importaciones bananeras a la UE, según explicaron a EFE fuentes diplomáticas.

Los países latinoamericanos podrían empezar a trabajar en estas demandas a partir de abril, cuando comience a comprobarse el efecto del nuevo arancel en los envíos a la UE, según las fuentes.

Asimismo, el representante de Ecuador criticó el sistema de vigilancia del nuevo régimen, establecido en la OMC, a través de un árbitro, porque el impacto que el nuevo arancel tendrá en los mercados “se verá de forma tardía, en 2007, cuando ya haya datos de 2006”. Hasta el 1 de enero, el arancel era de 75 euros por tonelada pero para el banano que entraba a la UE dentro de una cuota; por encima de ese cupo es de 680 euros por tonelada.

Con el nuevo régimen, se suprime el sistema de licencias y cuotas para los plátanos de Latinoamérica y la única restricción es el impuesto aduanero. El embajador recordó, durante una audiencia en la comisión de Desarrollo del PE, que el enfrentamiento entre la UE y Latinoamérica por las importaciones de banano se produce desde hace 13 años.

Añadió que frente al nuevo gravamen para los envíos latinoamericanos, los países ACP (Africa, Caribe y Pacífico) disfrutan de una cuota de 775.000 toneladas libres de arancel, lo que para el Gobierno de Ecuador es “ilegal”.  A mediados de febrero, Ecuador se reunirá en Ginebra con el ministro noruego de Comercio, Johannes Sotre, quien en la conferencia de la OMC en Hong Kong fue nombrado mediador para vigilar el impacto del nuevo régimen aplicado por la UE. Villagómez señaló que la UE “incumple” los acuerdos de Doha de 2001, dentro de la OMC, relativos a la necesidad de garantizar el acceso de los plátanos latinoamericanos al mercado europeo.

Por el contrario, el embajador de las islas caribeñas Dominica, Santa Lucía, San Vicente y Granadinas, Edwin Laurent, y el representante de la Asociación Europea de Productores de Plátano, Gerard Bally, defendieron que una liberalización excesiva de las importaciones de banano hace peligrar las economías que representan.

Para los productores europeos, entre ellos los de Canarias, el fin de las cuotas y licencias es motivo de “incertidumbre” y puede provocar “el paro y actividades económicas ilegales”, según Bally.

Puso como ejemplo las colonias francesas de Martinica y Guadalupe, donde la producción bananera es la “columna vertebral”, aunque “la situación es idéntica” en Madeira (Portugal) o en Canarias.