Economistas refutan a Leonel: déficit es por expansión gastos

Economistas refutan a Leonel: déficit es por expansión gastos

Tres  economistas refutaron las declaraciones del expresidente Leonel Fernández en torno a que el déficit fiscal se debe al subsidio eléctrico y a la crisis bancaria de 2003.

 Fernando Álvarez Bogaert, Miguel Ceara Hatton y Ernesto Selman coincidieron en que el mayor componente del deterioro de las finanzas públicas fue la expansión del gasto  a partir  del 2008 con el proyecto reeleccionista  de Fernández hasta llegar  a la situación actual con un déficit que alcanza el 8% del PIB.  Aseguraron que el déficit producto de la  crisis bancaria se  ha  controlado a través de la emisión de bonos   del Banco Central y que los ingresos tributarios han crecido sistemáticamente, pero que se han hecho sobreestimaciones.

Selman y Ceara Hatton  calificaron como políticas las declaraciones  de Fernández y abogaron por la transparencia.

La nómina.   Álvarez  Bogaert apuntó que a partir de  2007 hubo un aumento considerable en la cantidad de empleados en todos los poderes del Estado.

Dijo que en cinco años pasó de 454,000 a  700,000. Además de que existen  altos salarios, pensiones y otras  compensaciones.

Cuestionó lo que sucedió a partir del período electoral   de 2008, que creó un  déficit “monstruoso” de casi RD$400,000 millones y dejó al presidente Medina la carga fiscal más grande desde el inició de la República en 1844. Destacó el fuerte  incremento de la deuda, al pasar en  2004  de US$10,800 millones  a  US$26,000 millones  este año.

Dijo que esto no se justifica, debido a que los ingresos aumentaron  en un 200% en los ocho años de la administración de Fernández.  “¿Qué ocurrió en los ingresos del Estado? En la historia dominicana nunca había ocurrido eso”,  acotó Álvarez Bogaert.

Indicó que, a pesar de todo esto, en el país  los servicios públicos no son eficientes y las personas tienen que acudir al sector privado para suplir las carencias del Estado.

Un déficit cero.  Ceara Hatton recordó que al 2007 el déficit del sector público no financiero era del  0.1% del PIB y el global era de 1.9%. Sin embargo, a partir del 2008 se dispara y sube al doble para situarse en 4.4%, rango en el que se mantiene hasta 2012,  cuando se multiplica al 8%,   en un sólo año.

 En cuanto al subsidio eléctrico, Ceara Hatton  dijo que este componente  es apenas el 12%  del aumento del gasto público.

En cuanto al argumento  de  la caída de ingresos, el economista indicó que desde un principio se programó un crecimiento de  ingresos del 23% cuando se sabía que no  era posible.

Recordó que los ingresos aumentaron en un 12%. Sin embargo, los gastos  se elevaron en un 44%.

Ceara Hatton también refutó el alegato de que  no traspasar el aumento del precio del petróleo a los consumidores también incidió en el déficit. Explicó  que  durante el   2012 se programó un precio  de US$101 por barril  y el promedio  ha estado por debajo.

Hablar la verdad.  Selman preguntó  que en caso de que el sector eléctrico sea responsable de la crisis, por qué no se han adoptado reformas estructurales. Indicó que aún sin el subsidio, el déficit sería de RD$115,000, tras indicar que el aumento del gasto es el componente mayor.

Criticó que en el país  hay un  problema de políticas públicas porque  se formula un presupuesto y se ejecuta otra cosa y después van al Congreso y aprueban uno  complementario.

 Dijo que esto sucede   en un país donde no hay institucionalidad y sí una alta discreción en la toma de decisiones con respecto a los recursos del Estado.

“Pienso que los líderes de República Dominicana  deben apuntar a indicar las situaciones reales y no solamente declarar cosas que simplemente  convienen políticamente. Hay que hablar la verdad ante la población”, expresó Selman.

Zoom

Presión tributaria

El proyecto  de reforma fiscal del Gobierno plantea un incremento de la presión tributaria del 13 al 15%. Al respecto, Ceara Hatton entiende  que el país tiene una baja presión tributaria pero es la nación más corrupta de América,  de mayor despilfarro y desviación de fondos públicos. “¿Cómo se va dar más dinero a un Estado que fue capaz de duplicar un déficit de un año a otro de 4.0 a 8.2%?”, se preguntó el economista.