Economía arrancó con buen pie el primer trimestre

Economía arrancó con buen pie el primer trimestre

De acuerdo a las cifras preliminares del Banco Central la economía dominicana mostró en el primer trimestre enero-marzo un crecimiento de 5.2%, la tendencia ciclo del Indicador de Actividad Económica (IMAE) presentó un ritmo de expansión interanual de 5.9% en el mes de marzo, la inflación en abril fue de 0.27%, las Reservas Internacionales alcanzaron cuatro meses de importaciones y la entrada de divisas fue superior en 19.2% al mismo periodo del pasado año.

Este crecimiento, cónsono con las proyecciones del marco macroeconómico y las proyecciones de los organismos internacionales, se soportó en el crecimiento de la intermediación financiera en 8.5%, sector agropecuario (7.5%), la construcción (7.2%), hoteles, bares y restaurantes (6.6%), la manufactura local en 5.1% y el comercio en 5.0%, entre otros.

La inflación enero-marzo fue de 0.84%, mientras la inflación anualizada marzo 2016-marzo 2017 fue de 3.14%, mientras con el dato de la inflación de abril de 0.27%, la acumulada fue de 1.1% y la anualizada de 3.51% colocándose muy cerca del rango inferior de la meta de inflación del Programa Monetario que para este año es de 4.0%±1.0%. Cabe destacar la estabilidad relativa del tipo de cambio con una depreciación nominal acumulada enero-marzo de apenas 1.4%.

En cuanto al sector externo los resultados preliminares apuntan en el primer trimestre, entre otros, que los ingresos por turismo sumaron US$1,978.7 millones, un crecimiento de 9.9% en relación al mismo periodo del año pasado, las remesas totalizaron US$1,455.0 millones, equivalente a un incremento de 12.9%, las exportaciones totales de bienes crecieron en 5.0%, las nacionales en 5.2%. La inversión extranjera directa alcanzó el monto de US$720.4 millones, para un aumento de US$594.7 millones en relación a 2016, lo cual nos sigue colocando como el principal destino para la inversión extranjera en Centroamérica y el Caribe.

Ese excelente comportamiento del sector externo permitió un superávit en la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos de US$391.2, lo cual se reflejó en un aumento de las Reservas Internacionales Netas hasta US$6.456.4 millones, un incremento de US$1,322.3 millones, lo cual representa cuatro meses de importaciones que supera la meta del Programa Monetario de 3.5 meses de importaciones.

A los sectores que alegaron escasez de dólares e incluso, algunos llegaron a proponer un “mercado libre” de divisas, resulta que el dato a marzo revela un ingreso de divisas por un monto de US$6,539.2 millones, un aumento de US$1,052 millones, equivalente a un incremento de 19.2%. ¿Dónde estaba la escasez de divisas?

Uno de los indicadores de la dinámica económica es que los préstamos del sector financiero aumentaron en 11.6%, mucho mayor al crecimiento nominal del PIB, beneficiándose los créditos a la producción con un aumento de 7.2%, los personales, incluyendo vivienda, en 13.6% y varios en 47.5%.

El sector financiero sigue mejorando sus indicadores en este primer trimestre, con un aumento de la cartera neta en 9.1%, morosidad de 1.8% y en término de la rentabilidad el ROE (retorno sobre el patrimonio) ascendió a 17.0% y el ROA (retorno sobre los activos) fue de 1.7%. En 2016 los activos e indicadores del sector y muy especialmente de los bancos múltiples fue impresionante y fue recogido en mi artículo de la pasada semana, “Estados auditados revelan magnífico desempeño de los bancos”

Otro indicador del impacto del crecimiento con estabilidad lo representan los resultados de la Encuesta Continua de Fuerza de Trabajo (ENCFT) que reveló la creación de 169,113 nuevos ocupados netos entre el primer trimestre de 2016 y el primer trimestre de este año y esto se reflejó en una caída de 1.7% en la tasa de desocupación abierta que paso de 7.6% a 5.9%.

La economía dominicana sigue creciendo por encima de su potencial, con un excelente comportamiento de todos los sectores económicos, especialmente el sector externo, y esto indudablemente es una consecuencia de la armonía entre la política fiscal y monetaria, el elevado nivel de confianza de los agentes económicos y el impacto del choque externo positivo que seguimos disfrutando.