Dudas sobre futuro de incipiente diálogo en Venezuela

Dudas sobre futuro de incipiente diálogo en Venezuela

CARACAS. Los esfuerzos para sentar en una misma mesa al gobierno y a la oposición venezolana con el objetivo de poner fin a semanas de sangrientas protestas parecieron tambalearse seis horas después de un principio de acuerdo, cuando ambas partes endurecieron sus posiciones.

«No creemos en un ‘diálogo’ donde el régimen sólo plantea un show político utilizando a los cancilleres de la Unasur como interlocutores», informó la noche del martes el partido Voluntad Popular, ala radical de la variopinta alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD).

«No tengo nada que negociar con nadie, ni pactos, ni nada de eso (…) Aquí lo que hay es un debate, un diálogo que es diferente a una negociación. Sería un traidor yo, si me pongo a negociar la revolución» aseveró enfático el presidente Nicolás Maduro interrogado en un acto público por la AFP acerca de los modelos, al parecer irreconciliables, propugnados por su gobierno socialista y la oposición.

Pocas horas antes, ocho ministros de Relaciones Exteriores de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), con rostros de satisfacción, habían acompañado a representantes del chavismo primero y de la oposición después, que anunciaban su predisposición a un inédito diálogo de pacificación.