Dos sentencias referenciales

Dos sentencias referenciales

La sentencia 26-l4 de la jueza presidente de la Octava Sala del Tribunal de Tierras, magistrada Alba Luisa Beard Marcos, que reintegra al Estado dominicano la parcela 2l5A del Distrito Catastral 3 de Pedernales, es decir, Bahía de las Águilas, y la decisión del Congreso de declarar Parque Nacional Loma Miranda, se inscriben entre las referencias correctas que cohesionan la vigencia nacional de Estado.

La sentencia de la jueza Beard Marcos, cuyo nombre ostentará algún día una calle, un parque, un busto, se correlaciona con la documentación completa de Bahía de las Águilas que recopiló y guardó la entonces directora del Catastro, la desaparecida e inolvidable doctora Carmen Josefina Lora Iglesias, la queridísima Piky, cuya honestidad profesional refulge luego de su desaparición física, y que entregó a su hija Laura Acosta Lora, que a su vez entregó a los presidentes Leonel Fernández y Danilo Medina.

La sentencia de la jueza Beard Marcos resulta la interpretación correcta de toda la documentación de falsificación de títulos, apropiación de terrenos de manera irregular, disposición del entonces director del IAD, Jaime Rodríguez Guzmán, de alegar un asentamiento agrícola en una playa, mejor debió exponer asentamiento pesquero.

Ahora lo procedente es que el Estado dominicano, dueño absoluto de Bahía de las Águilas, oferte al mejor postor las parcelas con vocación turística a grandes consorcios conocidos vinculados a desarrollar esos menesteres, sin festinaciones, favoritismos, pantallas para que no se denuncie luego que detrás hubo personeros del Gobierno actual.

Loma Miranda es otra referencia de reivindicar la conservación de fuentes hídricas importantes, aunque estimo que deben ponderarse las áreas a preservar y las que pudieran aprovecharse sin desmedro de los afluentes, y explotar parte de la riqueza aurífera que yace allí, que una adenda presidencial puede disponer.