Dos años de estabilidad y crecimiento

Dos años de estabilidad y crecimiento

RAMÓN NÚÑEZ RAMÍREZ
Al cumplir la administración del doctor Leonel Fernández su segundo año, puede presentar como uno de sus puntos más brillantes la superación de la peor crisis económica en las últimas décadas, el restablecimiento del equilibrio macroeconómico, el retorno a tasas elevadas de crecimiento del producto y la recuperación de la imagen internacional del país. El 16 de agosto del 2004 el doctor Fernández asumió por segunda vez la Presidencia de la República encontrando un país con números en rojo, la inflación anualizada en 51.84%, la tasa de cambio en 43×1, luego de remontarse hasta niveles de 55×1, las “Reservas Internacionales Netas Liquidas” (de acuerdo a la definición del programa con el FMI) eran negativas en US$17.9 millones, el stock de certificados del BC totalizaba RD$89,428 millones con tasas de interés promedio de 52%, con la proyección al finalizar el año de un déficit cuasi-fiscal superior al 4% del PIB, sin embargo persistía una brecha de RD$15,420 millones entre el financiamiento interno producto del salvataje bancario y los montos neutralizados mediante los certificados. A todo esto se agregaba la ruptura del acuerdo con el FMI por el incumplimiento de las metas del programa en dos revisiones sucesivas, la posibilidad del país caer en default en el pago de la deuda externa y el descalabro en la clasificación riesgo-país.

Los primeros meses de la presente administración fueron dedicados por el Gobierno para negociar un nuevo acuerdo con el FMI, establecer el sustento financiero aprobando una reforma fiscal provisional, mientras la combinación de políticas fiscales y monetarias armónicas y austeras, coadyugadas por la confianza de los agentes económicos, contribuyeron a reducir el componente especulativo de la tasa de cambio y comenzar el frenazo de los precios.

Las autoridades monetarias concentraron los esfuerzos impulsando a la baja los intereses de los certificados y extendiendo los períodos de vencimiento, lo cual permitió incrementar el stock a un menor costo y al mes de octubre eliminar la brecha entre el financiamiento interno y los valores en circulación, eliminando el exceso de liquidez, quitando presión a la tasa de cambio y los precios.

Conjuntamente, para mejorar la posición de reservas internacionales y de paso evitar un desplome del tipo de cambio frente al retorno de capitales, el BC comenzó a comprar dólares en los mercados, pasando las RIN liquidas de -US$17.9 millones en agosto a US$191.5 millones en diciembre del 2004.

Aun cuando al cierre del 2004 las autoridades habían logrado recuperar la estabilidad macroeconómica, con una tasa de inflación que se redujo de 42.66% en el 2003 a 28.74% en el 2004 (con índices negativos en septiembre, noviembre y diciembre) y la tasa de cambio se había estabilizado en un promedio de 30.37×1, era imprescindible retornar al Fondo Monetario Internacional para obtener el pase a la renegociación de la deuda externa y así el 11 de febrero del 2004 el Directorio del FMI aprobó a unanimidad la Carta de Intención y un nuevo programa por 28 meses.

La firma de un acuerdo Stand-by con el FMI y la conclusión exitosa de la renegociación de la deuda externa con el Club de París, los tenedores de bonos y la banca privada, así como el cumplimiento con holgura de los criterios cuantitativos y las metas indicativas en las revisiones de marzo, junio, septiembre y diciembre del 2005, contribuyeron a despejar aún más el camino y a mejorar la imagen del país ante los mercados financieros y las empresas clasificadoras de riesgo crediticio.

En el 2005 la economía dominicana creció un robusto 9.3%, con una inflación de 7.44%, la tasa de cambio relativamente estable, con reservas internacionales netas liquidas de US$849.9 millones, superior en US$499.9 millones a la meta del FMI de US$350 millones. Gracias al descenso en las tasas de interés de los certificados del BC, a pesar del aumento del stock, el déficit cuasi-fiscal se redujo al 2.2% del PIB frente a la meta del programa a diciembre del 2005 de 3.3% del PIB.

Este segundo aniversario de la administración peledeísta del doctor Fernández encuentra a una economía creciendo dos dígitos, con inflación menor a 4%, con un BC presentando récord históricos de reservas internacionales (cerrando julio con RIN de US$1,616.7 y reservas brutas por US$2,138 millones) con un manejo de los certificados que permite proyectar una reducción del cuasi-fiscal a un entorno entre 2.1-2.3% del PIB y un cumplimiento de todas las metas fiscales y monetarias del programa con el FMI en la revisión de junio.

Crecimiento con estabilidad, a pesar de heredar una grave crisis económica y el más profundo de los choques petroleros, son los resultados a mitad de camino de una administración que ha exhibido un excelente desempeño económico caracterizado por la disciplina fiscal y monetaria, el compromiso con la estabilidad y el cumplimiento de las obligaciones internacionales.

Dos años de recuperación económica y las esperanzas de que en los próximos años el mantenimiento de estas políticas y la profundización de las reformas, aprovechando la mayoría congresional del partido de gobierno, permitirá elevar los índices sociales y comenzar a derrotar la pobreza extrema.