Dominicana busca donante médula ósea contra cáncer

Dominicana busca donante médula ósea contra cáncer

NUEVA YORK (AP).– Cuando Jaison, el hijo de 7 años de Janet Ovalles, regresa de la escuela, lo primero que el pequeño le pregunta es si ya encontró un donante de médula ósea. El niño no sabe exactamente qué es eso, pero comprende que «mami necesita nuevas células para su salud porque tiene la sangre enferma’’.

Ovalles, una neoyorquina de 29 años de ascendencia dominicana, padece de linfoma, un cáncer del sistema linfático, una red de órganos, conductos y vasos que transportan linfa a la sangre. La linfa es un líquido compuesto en parte de linfocitos, células que atacan a las bacterias en la sangre.

Sus médicos dicen que su única esperanza es un transplante de médula ósea, y la probabilidad de hallar un donante depende de la suerte y de la etnicidad, puesto que el más adecuado proviene de personas de la misma ascendencia racial o étnica. 

Pero como hay una escasa representación hispana en el banco de donantes registrados, la prognosis de Ovalles –al igual que otros miembros de minorías con su misma enfermedad– es desalentadora.

«Soy una bomba de tiempo ambulante’’, dijo la mujer durante una reciente entrevista en Nueva York. «Si no encuentro un donante, morir钒.

Sus temores son los mismos que encaran unos 747.400 pacientes en Estados Unidos quienes, según la sociedad Leucemia y Linfoma, viven con cáncer a la sangre. En promedio, un 20% no pueden hallar un donante adecuado.

En Estados Unidos, el Programa Nacional de Donantes de Médulas Oseas (National Marrow Donor Program) tiene una lista de unos 5,5 millones de donantes. Pero los hispanos son apenas el 7% de los donantes blancos, mientras que según el Censo Nacional representan más del 14% de la población en el país.

Otras minorías están todavía menos representadas. Las cifras del programa de donantes revela que los negros representan menos del 8% de los donantes registrados pese a ser un 13% de la población nacional, y los asiaticoestadounidenses, un 5% de la población, tienen una representación de 6,6%. Más de la mitad de los donantes _2,8 millones_ son blancos.

Las minorías a menudo no se ofrecen como donantes por temor a verse involucrados en el sistema legal o por sospechas de qué usos se dará a su sangre, dijo Katharina Harf, directora de DKMS, una fundación de donantes de médula ósea que trata de ayudar a Ovalles.