Discurso de Chávez tensa más nexos EU-Caracas

Discurso de Chávez tensa más nexos EU-Caracas

CARACAS (AFP).- Las relaciones entre Caracas y Washington volvieron a encenderse este sábado cuando el presidente venezolano Hugo Chávez calificó de «verdadera analfabeta» a la Consejera de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Condolezza Rice, por acusarlo de no jugar un papel constructivo en la región.

Chávez pidió a su homólogo Fidel Castro enviarle los libros del plan alfabetizador «Misión Robinson» que impulsa su gobierno con asistencia de La Habana para ver «si aprende a respetar la dignidad de los pueblos y aprende un poco sobre nosotros».

Durante un acto oficial en Caracas, Chávez afirmó que la Consejera de Seguridad Nacional la Casa Blanca «disparó su artillería indigna contra nuestro pueblo diciendo que Chávez no debe oponerse al referéndum revocatorio».

«¿Por qué Rice no mostró preocupación por el proceso electoral dudoso en el que ganó (el presidente estadounidense George W.) Bush? ¿Qué tiene que ver usted con el referéndum? Eso sólo nos concierne a los venezolanos y a mí me importa un comino la calificación que me den allá», replicó.

Rice dijo el viernes en Washington que Chávez «no está jugando un papel constructivo en la región» al apoyar al régimen cubano y al encarar «problemas bilaterales» con la vecina Colombia.

Más allá del duelo verbal con Rice, Chávez acusó a Washington de propiciar el fracaso de la venidera Cumbre de las Américas en Monterrey (México), pues -dijo- en los últimos días «han comenzado a disparar todos los cañones de manera irracional contra los gobiernos de quienes consideran sus vecinos».

Chávez aplaudió a su colega argentino Néstor Kirchner por la respuesta que dio a las críticas estadounidenses por su política a Cuba y cuestionó las «arremetidas» de Washington contra Brasil, «porque allá hay un líder obrero digno».

«Deben aceptar que en este continente se acabó el tiempo aquel de los gobiernos cobardes subordinados a Estados Unidos», sentenció el mandatario.

El mandatario negó que un supuesto eje La Habana-Caracas financió la revuelta popular que en octubre pasado derrocó al ex-presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada.

El vicepresidente José Vicente Rangel también fustigó este sábado las declaraciones de Rice, al calificarlas de «impresionante anacronismo» y de estar «atadas» a la época de la Guerra Fría.

Rangel consideró que la Casa Blanca tiene un «enfoque obsoleto» sobre América Latina y lamentó que tenga «asesores con mínima capacidad de análisis y de información sobre las nuevas realidades» de la región.

El vicepresidente señaló que no está claro si las declaraciones de Rice tienen la «plena autorización» del gobierno de Washington o responden a «instrucciones de la disidencia cubana que actúa en Miami como grupo de presión».

Rangel advirtió que si Estados Unidos insiste en criticar a los gobiernos latinoamericanos como Argentina, Brasil o Cuba «podría aislarse de la región».

El viernes, tras producirse las declaraciones de Rice, el canciller Roy Chaderton las respondió punto por punto y evocó incluso que el gobierno venezolano tiene un video con declaraciones de Rice cuando el golpe de Estado en Venezuela del 12 de abril del 2002.

Dijo que entonces Rice «utilizó un lenguaje severo y acusatorio contra el derrocado presidente democrático de Venezuela (…), cuyo apoyo popular había sido demostrado en siete elecciones sucesivas».

Este vuelco de las relaciones entre Caracas y Washington se produce tras un corto periodo de cese de hostilidades, cuando en noviembre Chávez informó que tenían «una mejoría notable», y auguró el cese de la llamada diplomacia de micrófonos, con mayores contactos entre ambos gobiernos.

En diciembre visitó Caracas, el subsecretario adjunto de Estado para América Latina, Peter Deshazo.

Ahora, antes que Rice, el miércoles, el Secretario de Estado, Colin Powell quien comentó que el referendo revocatorio que aspira activar la oposición a Chávez se efectuará «si se aprueban las firmas necesarias para activarlo».

El vicepresidente Rangel dijo la víspera el comentario de Powell era «impertinente», pero también «interesante», dejando entrever que admitía que existe una autoridad electoral en Venezuela.

El jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, Roger Noriega, empezó la semana criticando a Venezuela, entre otros países, al expresar su preocupación de que el gobierno de Chávez financie con dinero del petróleo a Cuba y al movimiento cocalero de Bolivia, que provocó a fines de 2003 la caída del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.