Discapacidad no frena deseos de jugar de David Vila

Discapacidad no frena deseos de jugar de David Vila

David Coco Vila, con tan solo nueve años de edad, causó furor ayer el Pabellón de Tenis de Mesa y no fue para menos.

Su destreza frente a sus rivales, la forma de golpear la pelota con una mano, presentar una férrea defensa y un espíritu combativo como si fuese un adulto, dejó maravillados a los que lo vieron accionar.

Esa tarde de ayer fue especial, porque el Tenis de Mesa estaba de fiesta.

Ninguno de los presentes jamás pensó que el béisbol de grandes ligas se asomaría por el Pabellón y con qué fuerza.

Y todo por aquella personalidad, nativa de Santiago de los Caballeros, que con apenas nueve años de edad, hizo que todos los ojos se volcaran hacia su «pequeñita figura».

Y mencioné el béisbol porque cuando el lanzador Jim Abbott, que militó con los Angelinos de California, en la década de los 90, causó sensación al lanzar con una sola mano, había que ver con qué destreza trabajaba ese caballero desde el montículo.

Asimismo se comporta David El Coco Vila cuando esta delante de una mesa y con un rival por delante. Juega con tanta soltura que asombra y utiliza su raqueta como un «vaquero en el Oeste Americano».

Este jovencito, que es clasificado como uno de los grandes prospectos que tiene el Tenis de Mesa en el país, nació apenas con una mano, y eso no ha sido obstáculo para que comience a brillar en este deporte.

[b]ES UN COMPETIDOR Y GUAPO[/b]

Al conversar con HOY, Coco Vila, como le dicen sus amigos, se mostró un tanto tímido, pero jamás perdió la personalidad, ni de los objetivos que busca dentro del Tenis de Mesa.

«Mis ídolos son Juan Vila y Olga Vila», dijo con mucha firmeza el pequeño tenimesista.

Señaló que está practicando ese deporte desde los dos años de edad y cree que heredó la actividad deportiva de su padre y de sus tíos.

«Quiero representar el país y ganar muchas medallas», comentó el jovencito, quien recordaba a cada momento que había vencido a un rival de mucho mayor edad y estatura en el inicio del Torneo de Tenis de Mesa, dedicado a doña Matilde Soto de Alvarez.

Subrayó que la «concentración mental» es lo que más busca cuando sale a competir, sin importar el rival. En ocasiones se les vio hacer gestos de disgusto consigo mismo cuando fallaba una pelota que él consideraba que era fácil. Es más, puedo decir que habló con la raqueta, si no fue que vi visiones.

«Si uno no tiene concentración, no puede golpear la pelota como uno quiere y así te pueden vencer», añadió con una firmeza que mete miedo.

«Soy exigente cuando voy a aplicar todos los golpes que me han enseñado mis profesores», adujo Coco Vila.

Dijo que está en cuarto de primaria en el Templo Bíblico y en horas de la tarde dedica de tres a cuatro horas para entrenar el Tenis de Mesa.

[b]JUAN VILA, SU TÍO[/b]

El ex campeón Centroamericano y del Caribe y actual titular de la Federación Dominicana de Tenis de Mesa, Juan Vila, es tío del niño, quien forma parte de la Escuela de Tenis de Mesa de Santiago.

Narra que «Coco Vila» esta ya colocado en el lugar número tres en el ranking nacional de su categoría y es el número dos en todo en la zona cibaeña.

«Lo que más que impresiona es la personalidad que presenta mi sobrino cuando sale a competir», dijo Juan.

Comentó que, a su edad, domina los fundamentos del juego y toma éste con mucha seriedad y es un competidor «furioso» y no le gusta perder.

David Vila es hijo de David Vila, quien fue un destacado jugador de la disciplina, quien brilló como subcampeón juvenil. Su madre es Yudelka Ortiz.

Juan Vila afirmó que el jovencito se perfila, de seguir trabajando fuerte, como un gran jugador del Tenis de Mesa.

[b]LLEGÓ 4TO DE FINALES[/b]

Vila expuso que hace algunos meses, David Coco Vila participó en el Torneo USA Open, en Estados Unidos, y allí recibió elogios del presidente de la Federación Internacional de Discapacitados.

«Ese caballero habló muy bien de David y lo felicitó por sus condiciones para jugar el Tenis de Mesa», dijo Vila al conversar con periodistas de HOY sobre su sobrino, David.

Sostuvo que el jovencito llegó hasta cuartos de finales y logró derrotar a dos oponentes, uno de nacionalidad China y otro de Puerto Rico.

Sin embargo, cayó derrotado ante un competidor chino que se vengó el revés de su compatriota, en el buen sentido de la palabra.

Exclamó Juan que David también tiene un hermanito de seis años, de nombre Issac, quien también comienza a brillar en su categoría en el Tenis de Mesa.