Director CIA libra de sanciones a
agentes por los fallos en 11-S

Director CIA libra de sanciones a <BR>agentes por los fallos en 11-S

Por Orlando Lizama
Washington, 6 oct (EFE).- El director de la Agencia Central de Información de EEUU (CIA), Porter Goss, ha librado de sanciones a los agentes de ese organismo de espionaje que no anticiparon los atentados del 11 de septiembre de 2001.

   En una decisión que constituye un desafío a las recomendaciones presentadas al Congreso en un informe por el inspector general, John Helgerson, el titular de la CIA aseguró el miércoles que con la información y los medios con los que se contaba el 11-S nadie hubiese podido evitar los atentados.

   Los ataques fueron llevados a cabo por 19 terroristas que secuestraron cuatro aviones comerciales. Dos aparatos fueron estrellados contra las Torres Gemelas de Nueva York y uno contra el Pentágono, en Washington, mientras que el cuarto cayó en una zona rural del vecino estado de Pensilvania.

   Los atentados, los más graves de la historia de EEUU y en los que perecieron alrededor de 3.000 personas, pusieron en marcha una guerra global contra el terrorismo declarada por el presidente George W. Bush.

   Varias investigaciones realizadas tras los atentados pusieron al descubierto una serie de errores en la actuación de la CIA, entre ellos el de no haber detectado los planes de ataques terroristas de la red Al Qaeda.

   Otro informe difundido el año pasado indicó que la CIA no había compartido la información que tenía sobre las actividades de Al Qaeda con otros organismos, entre ellos la Oficina de Investigaciones Federales (FBI).

   El informe de Helgerson fue enviado al Congreso con carácter de confidencial en agosto de 2004, pero algunos detalles de su contenido se han filtrado a los medios de información.

   Según esos medios, Helgerson habría señalado como uno de los responsables de los fallos al entonces director de la CIA, George Tenet, que dimitió del cargo en julio de 2004, así como a otros altos cargos.

   Al explicar su decisión, Goss señaló que, al identificarlos y sancionarlos, se pondría en riesgo a los agentes del organismo en la lucha contra el terrorismo y añadió que los fallos ocurridos el 11-S no tuvieron su origen en individuos, sino en la falta de recursos y personal que agobiaba a la CIA como resultado de las reducciones de presupuesto aplicadas desde el fin de la Guerra Fría.

   En su informe, Helgerson recomendó que se examinara el papel de algunos agentes encargados de proteger al país contra un ataque de la red Al Qaeda, encabezada por el millonario saudí Osama bin Laden.

   «De ninguna manera sugiere que una persona o un grupo de personas hubiera podido impedir el 11-S», según Goss, que aseguró que alrededor de la mitad de los agentes identificados en el informe se han retirado y que los que aún están en la CIA «son lo mejor que tenemos».

   «Identificar a esos individuos constituiría un mensaje equivocado para otros funcionarios más jóvenes», añadió.

   Sin embargo, la decisión de Goss no ha sido del agrado de algunos legisladores, para quienes la CIA ha dejado pasar una oportunidad de aclarar su actuación.

   El senador Pat Roberts, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Alta, destacó que Goss ha decidido no usar el mecanismo creado por la propia CIA para determinar cuándo se deben aplicar medidas punitivas a sus agentes.

   Por su parte, el senador John Rockefeller, el demócrata de más alto rango en el comité, se preguntó: «*Cuáles entonces deben ser los fallos, si no éstos?, *los que merecen la convocatoria de una comisión de responsabilidades en la CIA?».

   Sin embargo, Peter Hoekstra, miembro republicano del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, señaló que el informe del inspector general también reveló que nunca existió «una fórmula mágica» que hubiera permitido prever atentados como los del 11-S.

   «Es el momento de mirar hacia adelante, no hacia atrás y con ánimos punitivos», señaló.

   La decisión de Goss fue apoyada «plenamente» en una declaración de su actual jefe, el Director Nacional de Inteligencia (DNI), John Negroponte. EFE