Diplomáticos y funcionarios EU critican política exterior de Bush

Diplomáticos y funcionarios EU critican política exterior de Bush

WASHINGTON (AFP).- Ex diplomáticos y responsables norteamericanos denunciaron la política exterior del presidente George W. Bush en una carta abierta publicada este miércoles.

Nunca en toda su historia «Estados Unidos estuvo tan aislado ni provocó tanto temor y desconfianza», lamenta el texto firmado por 27 altos funcionarios, que se presentan como «demócratas para algunos, republicanos para otros, muchos de los cuales votaron a George W. Bush».

«No estamos vinculados a John Kerry», su opositor demócrata en la elección presidencial de noviembre, insistió uno de ellos, Bill Harrop, durante una conferencia de prensa. «Evidentemente, pensamos que sería bueno que fuera electo, pero no hablamos en su nombre», agrega este ex embajador en Israel.

«Esta administración se alejó de mí, y no lo contrario», dijo acongojado el general Merrill McPeak, ex jefe del estado mayor de la Fuerza Aérea, que se presenta como un republicano de larga data.

«Nuestra diplomacia fue tan torpe como era posible», lamentó, opinando asimismo que la planificación militar fue muy insuficiente en Irak.

Una estrategia de salida de Irak será difícil, sobre todo después de «los insultos contra nuestros aliados, la indiferencia hacia nuestros socios en la región», subrayó Chas Freeman, ex embajador en Arabia Saudita.

«Las cosas fueron demasiado lejos. )Aún podemos reparar los daños?», se alarmó, visiblemente emocionado, el diplomático Bob Oakley.

Estados Unidos gastó miles de millones. Se perdieron numerosas vidas de estadounidenses e iraquíes. «Nuestra reputación internacional fue dañada. Por todo ello, es demasiado tarde», respondió Dan Philips, ex embajador en Africa.

Peor aun, gracias a Estados Unidos, los enemigos de ayer, baasistas e islamistas iraquíes, encontraron puntos en común, ironizó Freeman, ex secretario adjunto de Defensa. «Les permitimos que superaran sus diferencias. Un notable éxito diplomático».

El secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, consideró que se trata de una «declaración política». «Disiento con sus puntos de vista. No estoy de acuerdo en que Estados Unidos está tan aislado como ellos dicen», afirmó en una entrevista con la cadena de televisión árabe Al-Jazira.

«Esta carta es el punto de vista de 26 individuos (…) que desean que el presidente (George W.) Bush no sea reelecto. No creo que se trate del pensamiento del pueblo estadounidense», afirmó.

Unos sesenta ex diplomáticos estadounidenses ya habían denunciado vivamente en mayo la política de Washington en Medio Oriente en una carta al presidente Bush, una iniciativa que entonces se consideró excepcional.

Varios de los firmantes hicieron referencia el miércoles a la degradación de la imagen de Estados Unidos en el mundo, confirmada por varios estudios y sondeos.

Freeman denunció, entre otras cosas, «la histeria» que se apoderó del país tras los atentados del 11 de setiembre de 2001 en su territorio, y destacó los posteriores abusos en términos de derechos humanos y libertades civiles.

A pesar de la onda de choque, «el 11 de setiembre no modificó nuestros intereses fundamentales», argumentó Bob Keeley, entre otros el apoyarse en los aliados para combatir el terrorismo. «Pero ello le dio al Presidente una perfecta cobertura para hacer todo lo que quiso».

En alusión al centro de detención de Guantánamo (Cuba), donde están detenidos alrededor de 600 prisioneros «sin inculpación, durante años, sin que ni siquiera sus nombres sean conocidos», Freeman señaló que «con el tiempo sentiremos una gran vergüenza cuando pensemos en este período de nuestra historia».