Dimite presidente partido Lula

Dimite presidente partido Lula

SAO PAULO (AFP).- El presidente del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda, en el poder en Brasil), José Genoino, renunció el sábado al cargo, en medio de denuncias que generaron la peor crisis en lo que va del mandato del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, sobre sobornos pagados a congresistas.

«Yo quiero comunicar que en este momento entrego el cargo de presidente del PT para el directorio nacional», dijo Genoino en una declaración a la prensa.

La semana pasada ya habían renunciado el tesorero del partido, Delubio Soares, y su secretario general, Silvio Pereira, tras comprobarse que el empresario Marcos Valerio, que supuestamente distribuía los sobornos, había avalado un préstamo bancario del PT.

La dimisión de Genoino se produjo antes del inicio de una reunión del directorio del PT, convocada para definir el destino de su presidente y el reemplazo de Soares y Pereira.

La renuncia de Genoino era pedida sobre todo por sectores minoritarios de la izquierda del PT, pero el dirigente quedó en el ojo del huracán cuando el viernes tuvo que reconocer la existencia de un segundo préstamo avalado por Valerio.

Por la noche, cayó como una bomba la noticia de que un asesor de su hermano había sido detenido en un aeropuerto de Sao Paulo cuando pretendía abordar un avión con una maleta con 209.000 reales (90.000 dólares) y otros 100.000 dólares en efectivo disimulados en su ropa.

Genoino negó, al presentar su renuncia, cualquier vinculación del PT con actos de corrupción.

«En el PT, nosotros no practicamos irregularidades, en el PT no practicamos ningún acto ilícito, el PT no compra ni paga diputados, el PT hace política para cambiar este país», declaró.

Dijo que el PT tiene en este momento «una gran responsabilidad de enfrentar la crisis, superarla y ser un partido fundamental en los cambios del gobierno de Lula».

Las denuncias sobre mensualidades pagadas a un centenar de legisladores fueron hechas por el diputado Roberto Jefferson, de un partido aliado del PT, y ya acarrearon el mes pasado la renuncia del jefe de gabinete de Lula, José Dirceu.

Genoino, quien condujo al PT durante los dos últimos años y medio, reconoció que debido a las denuncias contra el partido éste se encuentra dividido, pero aseguró que no es una división entre «buenos y malos».

El diputado federal Ivan Valente, de ala radical del partido, consideró que la situación de Genoino en la presidencia del PT era «insostenible» y aseguró que «no se sintió respaldado políticamente y por eso resolvió salir».

Valente reclamó «cambios grandes en la conducción del partido y del gobierno», y dijo que el PT «necesita de respuestas contundentes a la crisis».

Genoino reconoció que «el momento exige una recomposición del partido» y explicó que dejaba el cargo porque «no quería ser obstáculo para ello».

«Renuncio con el sentimiento del deber cumplido, porque siempre encaré la presidencia del PT como una misión», afirmó.

Genoino era candidato a un nuevo mandato, en las elecciones en las que el PT elegirá a su nueva dirección en septiembre próximo.

La ex alcaldesa de Sao Paulo, Marta Suplicy, primera vicepresidenta del partido, asumió interinamente el cargo dejado vacante por Genoino.

Suplicy, una psicóloga de 60 años que se dio a conocer con un programa de televisión sobre educación sexual en los años ochenta, conquistó la alcaldía de Sao Paulo en 2000, pero fue derrotada el año pasado en su tentativa de reelección por el socialdemócrata José Serra.