Dice no tiene sentido postergar reforma fiscal

Dice no tiene sentido postergar reforma fiscal

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) consideró que no tiene sentido la postergación de la reforma fiscal y dijo que esa posposición podría resultar muy lesiva.

Lisandro Macarrulla, presidente de la AIRD, señaló que el país tiene un compromiso no solamente con el Fondo Monetario Internacional (FMI), sino con la sociedad en sentido general de implementar transformaciones en el ámbito fiscal y «lo ideal es que esto ya se hubiera hecho».

Con relación a la decisión del presidente Hipólito Mejía de dejar que la reforma fiscal sea presentada por el próximo gobierno, Macarrulla dijo: «Eso tiene varios efectos». El primero es que había un compromiso dentro del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de presentar la propuesta de modificación de la ley tributaria en el mes de julio», sostuvo, al ser entrevistado por el periodista Miguel Guerrero, en el canal 37.

Al respecto recordó que los sectores productivos venían reclamando que esos cambios se propusieran antes de la elección presidencial y vicepresidencial, llevada a cabo el pasado 16 de mayo. Añadió que los sectores productivos sabían que el presente período (de transición gubernamental) iba a ser un poco difícil.

Sostuvo que los sectores productivos en ese sentido se basaban en que el país necesita hacer grandes transformaciones para crear competitividad y poder insertarse en los mercados abiertos con los cuales la República Dominicana ha firmado acuerdos de libre comercio.

El país, dijo, está reclamando una serie de reformas en el aspecto fiscal y tributario, la cual no debe ser postergada. Consideró que es imposible bajo el esquema actual que el país pueda ser competitivo internacionalmente.

Al respecto recordó que el país tendrá que modificar aranceles, cuyos ingresos dejados de percibir habría que sustituir por otras figuras impositivas. No obstante eso, «nosotros estamos reclamando que por ejemplo los aranceles a los bienes de capital y los impuestos transitorios que se pusieron (gravámenes establecidos en los últimos tiempos de manera temporal) sean desmontados a la mayor brevedad». Entre esos impuestos citó la comisión cambiario, que fue aumentada de 4.75 a 10% y el 5% a las exportaciones.

Con relación a que habría que sustituir aranceles por otros gravámenes, dijo que podría hacerse una ampliación de la base del Impuesto a la Trasferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), un incremento de dicho tributo o modificar el impuesto sobre la renta (ISR).

«Entonces, nosotros tenemos que ver todas esas variables, manejarlas, discutirlas y consensuarlas con todos los sectores y abocarnos lo antes posible a la reforma», dijo.

En su opinión, es indispensable que la reforma fiscal conlleve una reforma administrativa para hacer eficiente el cobro de impuestos, a fin de desestimular la evasión.