Dice Baninter pudo salvarse de quiebra

Dice Baninter pudo salvarse de quiebra

POR MANUEL JIMÉNEZ
El secretario Técnico de la Presidencia, Temístocles Montás, dijo ayer que mucha gente involucrada en el negocio bancario cree que el Banco Intercontinental (BANINTER) pudo ser salvado de la quiebra total si las anteriores autoridades monetarias no hubieran violentado las normas que establece en estos casos el Código Monetario y Financiero.

Montás indicó que si se hubiese actuado en función a lo establecido en la legislación las cosas hubiesen sido totalmente diferente y el país no estuviera enfrentando el pasivo que tiene que resolver, en alusión al déficit cuasi fiscal del Banco Central.

Montás, quien es también jefe del gabinete económico del gobierno, dijo que debió haber “motivos ocultos” para que las autoridades pasadas a actuaran de la manera en que lo hicieron. “Eso debe evaluarse profundamente”, agregó Montas.

 “Yo creo que el meollo del problema es que las autoridades pasadas actuaron violentando la legislación vigente, eso yo creo que esta muy claro”, dijo Montás.

Recordó que al surgir la crisis bancaria del 2003 ya estaba vigente el Código Monetario y Financiero, en el que se establecía que en situaciones como esa no se podía salvar a los ahorrantes y depositantes que tenían más de RD$500,000 pesos.

“Pero se salvó y rescató a todo el mundo y entonces en el salvataje a todo el mundo ya el problema no se circunscribió al propio sistema financiero, sino que se le tiro el problema al país entero”, comentó Montás.

Refirió, sin embargo, que las autoridades monetarias anteriores justificaron este proceder diciendo que si no se actuaba de esta manera pudo haberse desencadenado en el país una crisis sistémica que afectara a todo el sector bancario.

Pero insistió en que las personas con quienes ha tratado el tema dicen que si se hubiese actuado conforme a lo que establece la legislación monetaria vigente las cosas hubiesen salido correctamente, “y yo creo que es así”.

Las autoridades procedieron a someter a la justicia a los principales ejecutivos del Baninter, entre ellos a su presidente Ramón Báez Figueroa, quienes están siendo procesados bajo cargos de estafa y asociación de malhechores, entre otros cargos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) determinó en un informe rendido a las autoridades dominicanas, que el colapso del Baninter ocasionó pérdidas a la economía dominicana de más de US$3,000 millones.

Montás, quien fue entrevistado por Adriano Miguel Tejada en el programa Diario Libre A.M, por el canal 7, dijo, de otro lado, que el gobierno espera que la situación de crisis en que se encuentra el sector eléctrico comience a mejorar el año entrante.

Recordó que está vigente un programa asumido con el Fondo Monetario Internacional que persigue una disminución importante de las pérdidas y un mejoramiento de los cobros de las empresas distribuidoras.

“Si eso se logra, dijo Montas, es posible que el próximo año el subsidio sea menor que lo que se esta dando este año. No obstante, dijo que lo preocupante es que al evaluar los primeros seis meses del año, con todo y que se especializaron 500 millones de dólares para el sector, la proyección es que vamos a tener que dar una suma superior.

Montás dijo que el sistema eléctrico está obligado a hacerse eficiente porque la sociedad dominicana no puede darse lujo de permitir que por años ese sector siga operando con perdidas cercanas al 50 por ciento.

“No hay manera de lograr la competitividad de la economía eléctrica si tu tiene un sector eléctrico que esta operando con perdidas de 50 y 45 por ciento”, agregó.

Dijo que lo normal en cualquier país del mundo es que ningún sistema eléctrico registre pérdidas que superen el 8 por ciento y adelanto que la aspiración futura es que en el país el sector opere con perdidas de un 15 por ciento.

Frente a la queja de la gente de que no hay dinero en la calle, Montás dijo que habría que determinar que es lo que se quieres en realidad, si controlar la inflación o dejar que se dispare, que en todo caso sería mucho peor.

Montás dijo que la experiencia ha demostrado que lo peor que le puede ocurrir a un país es que se dispare la inflación, porque en términos concretos la inflación es el impuesto más alto de todos.