Diácono Meregildo niega cometiera doble crimen

Diácono Meregildo niega cometiera doble crimen

POR LLENNIS JIMÉNEZ
El diácono Meregildo Díaz Díaz negó que asesinara y luego quemara los cuerpos de Joel Alexander Díaz Sarmiento y Yaniris Ruiz Sánchez y alegó que la acusación que se le hace es una trama en su contra que desconoce «de donde diablos viene».

Díaz Díaz, acusado del asesinato del matrimonio, dijo que no le preocupa lo que publica sobre él ni lo que dicen sus “enemigos”. Díaz Díaz habló, tras cuatro meses de guardar silencio, cuando esperaba ayer el inicio de la audiencia del juicio preliminar.

Mientras que el otro acusado, el sargento del Ejército, Valentín Vicioso de Jesús,  dijo que Díaz Díaz fue quien le pagó RD$30,000 para que  disparara contra el matrimonio. Ayer tuvo lugar la primera audiencia del juicio preeliminar que se sigue a los acusados del asesinato.

El juicio está a cargo del juez William Encarnación, del Tercer Juzgado de la Instrucción de Santo Domingo.

En este juicio se deberá decidir si los implicados son enviados a juicio de fondo.

Tanto Díaz y Díaz, como el sargento Vicioso de Jesús descartaron que el ex contralmirante Radhamés Lora Salcedo tuviera alguna responsabilidad en el asesinato. El fiscal Perfecto Acosta Suriel acusó de complicidad a Lora Salcedo.

Empero, Pedro Duarte Canaán, abogado de los familiares de Díaz Sarmiento y Ruiz Sánchez, dijo que Lora Salcedo le ofreció una suma millonaria a su chofer Vicioso de Jesús, para que liberara de culpa.

Asimismo, Rafael Moquete, también abogado de los familiares de las víctimas, dijo que casi han confirmando que podría haber sexo de por medio en este asesinado y en un momento aludió a «una fiesta de pájaros».

Antes de iniciar la audiencia, el sargento Vicioso de Jesús negó que hubiera acompañado a Díaz Díaz a asesinar a los jóvenes el día 5 de febrero pasado en Hatillo, Azua, como informó el fiscal Acosta Suriel.

Afirmó que declaró sobre el crimen porque se le prometió que se le pondría en libertad aunque dijo que la negociación no fue formalizada en un documento escrito.

El fiscal Acosta Suriel dijo que lamentaba que Vicioso de Jesús negara su implicación y señaló con el dedo índice hacia el banco en el tribunal donde estaba sentado el acusado y afirmó que se declaró culpable del «horrendo, vergonzoso y descabellado crimen». Este planteamiento fue protestado por los defensores del sargento del Ejército.

Vicioso de Jesús insistió a los periodistas que nunca dijo lo que le imputa el fiscal, y señaló que el  abogado Duarte Canaán fue responsable de que Quírico Rojas Carram, también involucrado en el asesinato,  supuestamente se suicidara envenenándose en un motel en Jarabacoa. Dijo que si Rojas Caram no se entera de que era buscado estaría vivo.

El sargento dijo que no tuvo participación en el asesinato. «No hubo participación mía,» dijo.

Dijo Vicioso de Jesús que la pistola que portaba y con la que alegadamente fueron asesinados Joel y a Yaniris se le quedó en la camionera de Rojas Carram.

Además acusó al general de la Policía, Santiago y Santiago de incriminarlo en el crimen.

Manifestó que lo que dicen los documentos escritos por el fiscal es el resultado de «negociaciones». Agregó que el acuerdo que había hecho con el fiscal fue para «ponerme a mi en libertad para poder meter al medio al vicealmirante retirado Radhamés Lora Salcedo, quien no tiene nada que ver con eso, al padre Meregildo Díaz y Díaz y, a la señora Irma Díaz y Díaz».

Minutos antes de que sus abogados le impidieran seguir dando declaraciones, el sargento Vicioso de Jesús indicó que las autoridades le plantearon que no les interesaba “su cárcel”, sino la de Lora Salcedo, Díaz Díaz y su hermana Irma Díaz.

Explicó que el cheque de RD$30,000 que recibió de Díaz Díaz fue un préstamo para reparar su casa y que el día del crimen estaba tomando cervezas en el sector «Pinturas» de Herrera.

Dijo que la Fiscalía le propuso muchas cosas y que anteayer le propusieron otras negociaciones.

Pero afirmó que no es negociante, pero que el fiscal «no ha querido hacer un negocio por escrito» y nunca quieren que participen sus abogados cuando se hacen esos “negocios”.

«No sé de eso. Investiguen por allá», dijo cuando se le preguntó quién asesinó a los jóvenes.

SE DESPATA

«Llevo cuatro meses de silencio por la desgracia en que están metiendo a uno. Hay un video que se refiere aquí, en este documento, de la Vida Misma – refiriéndose al programa de Mirna Pichardo -, donde hace dos años que un señor, Cornelio López, ya venía apostando por la cabeza del general Lora, diciendo que en el instituto que yo dirigía vivían unos generales que se encuentra haciendo banquetes», dijo a los periodistas.

Negó que el Centro Infantil de Hainamosa estuviera dirigida por el grupo del PPH (Proyecto Presidencial Hipólito) y que Lora Salcedo y él sean altos dirigentes de ese movimiento que llevó al poder al ex presidente Hipólito Mejía.

Dijo que decidió abstenerse de dar declaraciones porque entiende de dónde viene la trama en su contra, como indicó que le ha dicho al fiscal Acosta Suriel.

Díaz Díaz está en prisión preventiva al igual que su hermana Irma y el sargento Vicioso de Jesús. Contra Lora Salcedo hay medidas de coerción.

«Yo no creo nada de lo que usted dice, ni lo que la prensa dice, ni de lo que dicen los enemigos,» dijo Díaz Díaz, y agregó que tampoco da crédito a lo  que dice gente que tiene la misma moral que tenían «cuando sus madres eran señoritas». Negó que hubiere reído mientras asesinaba a los esposos y que les rociara un galón y medio de gasolina a los cadáveres para incinerarlos. Díaz Díaz expresó, empero, que desconoce lo que declaró el sargento Vicioso de Jesús y respeta sus opiniones.

A la audiencia asistieron Livio Sarmiento y Maritza Díaz, los padres de Joel, así como Sergio y Carmen, padres de Yaniris.

Los familiares aprovechaban cualquier momento para vociferarle «asesino» a Díaz Díaz, quien parecía no hacerles caso. Aunque mantuvieron distancia en la audiencia Díaz Díaz defendió la seriedad de Lora Salcedo y dijo que se le quiere vincular al asesinato para hacerle daño.

CONSOLIDAN DEFENSA

El doctor Mario Read Vittini se unió a los abogados defensores de Lora Salcedo, Francisco Álvarez  y Rafael Tapia.

Entretanto, a Robert Cabral, defensor de Díaz Díaz, se le sumó ayer  Guido Amparo. El abogado de Irma Díaz es ahora Tomas Castro y los del sargento Vicioso de Jesús son Jesús Santana Eugenio y José Román Jiménez.

El fiscal Acosta Suriel estuvo acompañado en la audiencia del coordinador del Departamento de Homicidios, fiscal adjunto Winston Guerrero, quien trabajó en la presentación de las pruebas.

El juicio se inició a las 9:50 de la mañana de ayer, con casi 50 minutos de retraso, por la tardanza de algunos de los abogados de la defensa lo que fue recriminado por el juez Encarnación.