Deuda privada subió a US$7,057 millones

Deuda privada subió a US$7,057 millones

POR SOILA PANIAGUA
La deuda externa del gobierno con el sector privado ya supera los US$7,057 millones, mientras que el monto total de la deuda externa contratada por el país alcanza los US$10,992 millones, afirmó ayer el secretario de Finanzas, Vicente Bengoa.

Comentó, además, que la deuda privada que era de US$661 millones en el 2000, subió a la nueva cifra de US$7,057 millones, para un incremento de US$6,396 millones.

El funcionario ofreció los datos, tras desmentir al ex secretario de Finanzas, Rafael Calderón, quien había dicho que el gobierno anterior se había endeudado fundamentalmente con los organismos multilaterales y bilaterales y que no se habían tomado préstamos privados, o con bancos comerciales, bonos soberanos o préstamos con suplidores.

«Oigan bien, la deuda de nosotros, (el gobierno del PLD del 1996 al 2000) con los organismos multilaterales y bilaterales, los suplidores y con los bancos comerciales, fue de US$3,662 millones», especificó.

Añadió que de esa deuda, el 18% era privada, con bancos comerciales y créditos a suplidores y el resto, el 82% era con los organismos multilaterales y bilaterales, o sea unos US$3,011 millones.

Comentó, asimismo, que fue a partir del 2001 cuando se contactaron los primeros US$500 millones de bonos soberanos.

«¿Qué sucedió en los cuatro años del Gobierno anterior?: En esos cuatro años se contrató una deuda externa por un monto de US10,992 millones», dijo.

Agregó que cada vez se descubre que la deuda contratada es mayor, porque se han encontrado que las autoridades anteriores, sobre todo, en finanzas, hacían contrataciones de deudas que nadie sabía, porque no se registraban en el Secretariado Técnico de la Presidencia y en la Secretaría de Finanzas.

«Eso se hacía como si se tratara de préstamos personales en bancos comerciales. Por eso, la deuda contratada aumenta y ya anda por los US$10,992 millones», expresó Bengoa.

Manifestó que de esos recursos, el 64.6% es deuda privada, la cual era sólo de un 18% en el año 2000.

«Nosotros dejamos (en el 2000) una deuda privada de apenas US$661 millones y la deuda privada que nos han dejado (2004) es de US$6,396 millones más, lo que hace un monto de US$7,057 millones». Sostuvo.

Indicó que la deuda multilateral en el primer gobierno del PLD apenas se mantuvo, ya que la dejaron en US$3,011 millones y la encontraron en el 1996 en US$3,864.9 millones.

Afirmó que el gobierno del Partido Revolucionario Dominicano comprometió económicamente al país con una deuda extremadamente dura, porque es mayormente privada.

«La deuda con la banca privada y la deuda comercial privada es a corto plazo y a alta tasa de interés, mientras que con los organismos multilaterales es a largo plazo y a bajos intereses bancarios. Por eso este tremendo problema para el pago de la deuda», puntualizó.

PAGAN BONOS

El secretario de Finanzas también dijo ayer que el gobierno pagará US$27.1 millones de intereses generados por los US$600 millones que tomó el país en bonos soberanos en el 2003.

No obstante, descartó que el pago de ese compromiso afecte el comportamiento del mercado cambiario, porque esos dólares no fueron buscados en el mercado privado, ya que la Secretaría de Finanzas transfirió al Banco Central RD$810.9 millones para comprar esos US$27.12 millones.

Manifestó que la baja experimentada por el dólar le ha permitido al país ponerse al día con la deuda externa.

Aclaró que el pago de los intereses por los US$600 millones de bonos soberanos, debe hacerse semestralmente.

Refirió que cuando el pago se hizo en febrero del 2003, cuando la tasa de cambio estaba sobre los RD$50 por US$1.00, el país tuvo que buscar RD$1,367.3 millones para cumplir con el pago de los US$27 millones, por concepto de los bonos soberanos, por lo que el gobierno se ahorró esta vez unos RD$500 millones por la baja del dólar.

Manifestó que el país, además de tener que cumplir con el pago de los bonos soberanos, tiene que pagar la deuda externa con instituciones privadas que, añadió, es extremadamente dura, por los altos intereses que genera.