Destaca rol de PN y FA

Destaca rol de PN y FA

POR MANUEL JIMÉNEZ
El presidente Leonel Fernández dijo ayer a un grupo de oficiales militares y de la Policía que para tener identidad nacional se requiere preservar la integridad territorial, la independencia y el ejercicio pleno de la soberanía nacional. Dijo  que en estos momentos la República Dominicana necesita más que nunca de la vigencia de sus Fuerzas Armadas y Policía Nacional debido a los cambios profundos que se han estado operando en el mundo.

Fernández, quien habló en presencia de 128 oficiales superiores que conmemoraron ayer sus respectivas promociones militares y de la Policía Nacional, dijo que hoy en día los retos que enfrenta el mundo superan a los que llegó a encarar durante la guerra fría. “Cuando ustedes ingresaron a sus respectivas instituciones el mundo era muy distinto al que es hoy en día”, dijo Fernández en una ceremonia celebrada en el Salón de Embajadores, en la tercera planta del Palacio Nacional.

Dijo que en la actualidad “tenemos nuevas amenazas y nuevos retos como nación y que solamente a través de un esfuerzo mancomunado a través del Ejército, la Fuerza Aérea, la Marina de Guerra y de la Policía Nacional podemos conjurarlos”.

Dijo que entre esos retos está el garantizarle a la República Dominicana su seguridad territorial, el ejercicio pleno de su soberanía nacional, el mantenimiento del orden público “y eso que hoy día llamamos la seguridad ciudadana democrática”.

Recordó que en los inicios de la década de los 90 y como consecuencia de la desaparición de la llamada guerra fría, es decir la polarización ideológica que existía en el mundo, se llegó a replantear el valor de los ejércitos y cuál era el objetivo de las Fuerzas Armadas.

“Y hasta en las grandes potencias se inició un proceso de disminución de las Fuerzas Armadas, y llegó a considerarse que ya no tenían el mismo valor y el mismo objetivo”.

Entiende que aquello fue un “craso error”, pues más tarde se pudo descubrir que el mundo que culminó dio origen a otro que presenta asechanzas y amenazas mayores que las que presentaba el mundo anterior, y eso ha motivado una revalorización del papel de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional”.

“En el mundo global en que hoy vivimos está la amenaza del narcotráfico, el tráfico de armas, el tráfico de personas, el problema del medio ambiente que requiere de una participación de las instituciones que mejor preparadas están para contribuir a una solución del beneficio del bien común de nuestros pueblos”, dijo Fernández.

Dijo que la República Dominicana está hoy muy dependiente de todo el apoyo que tanto las Fuerzas Armadas como la Policía puedan realizar en cada uno de estos ámbitos.

Felicitó a los oficiales que conmemoraban sus investiduras, sobre todo por “el cumplimiento fiel e institucional, siempre en apego irrestricto a los preceptos de nuestra Constitución, el Estado y la sociedad dominicana” que ellos han observado.

Insistió en que ahora se requiere de un apego a la dominicanidad porque en “este mundo global la mejor forma de que un país se pueda insertar plenamente en él es volviendo a afianzar los valores de la identidad nacional y para tener identidad nacional se requiere tener integridad territorial, independencia y soberanía plena”.

El Presidente Fernández recibió a los oficiales acompañado del Secretario de las Fuerzas Armadas, almirante Sigfrido Pared Pérez; del Jefe del Ejercito Nacional, mayor general Ricardo Estrella Fernández; del Asesor Militar, mayor general Hernán Disla González y del jefe de la Policía Nacional, mayor general Bernardo Santana Páez.

Ayer se conmemoró el 20 aniversario de la Vigésimo Octava Promoción de Cadetes del Ejercito Nacional “General Francisco Antonio Salcedo”; la Trigésima Octava Promoción de Guardiamarinas de la Marina de Guerra y la Décima Segunda Promoción de Cadetes de la Policía Nacional, “General Antonio Pimentel”. Los 128 oficiales que integran las promociones acudieron a presentar sus saludos al jefe de Estado y obsequiarle varios presentes, entre ellos un cuadro del pintor Alberto Ulloa.